Washington recibe garantías de que España coordinará la retirada con los aliados

NUEVA YORK, 23 (EUROPA PRESS/Emilio López Romero) El Gobierno estadounidense no quiso entrar hoy a valorar la polémica en España por el anuncio de la retirada de las tropas de la misión de la OTAN en Kosovo (KFOR), y se limitó a asegurar que "en los últimos días" ha recibido garantías del Gobierno español de que la salida se hará de forma "coordinada" con los aliados. "Hemos tenido conversaciones con el Gobierno español en los últimos días y se nos ha asegurado que la retirada de las tropas se coordinará con los mandos de la OTAN que están sobre el terreno", según afirmaron fuentes del Departamento de Estado consultadas por Europa Press. La ministra de Defensa, Carme Chacón, ya avanzó esta mañana que la retirada se hará "de forma escalonada" y en coordinación con los aliados, atendiendo a una planificación "basada en la responsabilidad y la solidaridad". Al ser preguntadas sobre si Washington sigue estando "profundamente decepcionado" con el anuncio de que España abandonará Kosovo --tal como afirmó el Departamento de Estado la semana pasada tras conocerse la noticia--, las citadas fuentes no quisieron poner nuevos calificativos a esa decisión e insistieron en que recibieron garantías de que se coordinará la retirada. Robert Wood, el portavoz del departamento que dirige Hillary Clinton, indicó previamente en una rueda de prensa en Washington que Estados Unidos fue avisado "con poca anticipación" de la decisión del Gobierno español de retirar las tropas, tras lo cual subrayó que han recibido garantías de que se hará de forma "coordinada" con los mandos sobre el terreno. En esa rueda de prensa, Wood no supo responder si el jefe de la Diplomacia española, Miguel Angel Moratinos, había llamado por teléfono el sábado a Clinton para explicarle los motivos de la retirada, aunque las fuentes consultadas posteriormente por Europa Press confirmaron el contacto pero sin entrar a valorar el contenido de la conversación. Wood fue quien el viernes aseguró que la Casa Blanca estaba "profundamente decepcionada" por una decisión que no compartía "en absoluto", e incluso "sorprendida" porque se les avisó "poco antes" del anuncio, pese a que los aliados habían acordado cuando comenzó la misión en 1999 "el principio de 'entramos juntos, salimos juntos'". Ese mismo viernes el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Bernardino León, transmitió en Washington al consejero de Seguridad Nacional de la Administración norteamericana, el general retirado James L. Jones, que la retirada de tropas españolas se realizaría atendiendo al "criterio" de "los mandos militares sobre el terreno". Un día después Moratinos llamó a Clinton para explicarle "las razones, el fondo y el por qué" de la decisión española y, según el ministro, la secretaria de Estado entendió el planteamiento español por su coherencia con la posición del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de no reconocer la independencia de la provincia serbia.