Mueren seis civiles por proyectiles disparados por los rebeldes contra barrios del oeste de Alepo


MADRID|

Al menos seis civiles han muerto este jueves a causa del impacto de proyectiles en las zonas de la ciudad de siria de Alepo controladas por el Gobierno, según ha informado el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos.

El organismo, con sede en Londres y una amplia red de informantes en el país árabe, ha afirmado que la cifra de víctimas mortales --entre las que figura un niño-- podría aumentar, debido a que hay varios heridos en estado crítico.

Asimismo, ha asegurado que los proyectiles han sido disparados por facciones rebeldes desde los barrios que controlan en el este de la ciudad.

Por su parte, la agencia estatal siria de noticias, SANA, ha confirmado la muerte de ocho personas en los ataques contra el barrio de Al Faid, afirmando que entre los fallecidos hay dos niños.

Alepo, una de las principales ciudades del país, se encuentra dividida en dos zonas controladas por el Gobierno y los rebeldes, si bien el Ejército ha logrado avances en los últimos días en estas zonas.

La toma del este de Alepo sería la mayor victoria para el presidente, Bashar al Assad desde el inicio del levantamiento en su contra en 2011, restaurando su control sobre el conjunto de la ciudad, al margen de la zona que ahora dominan las milicias kurdas, que hasta la fecha no se han enfrentado con el Ejército.

El jefe del Alto Comité Negociador (CAN) de la oposición siria, George Sabra, resaltó el martes que la caída del este de Alepo en manos del Ejército sirio no implicaría el fin de la lucha contra Al Assad.

"Alepo es un lugar importante para la revolución, pero no es el último lugar", indicó, recordando que "hay muchos lugares bajo control del Ejército Libre Sirio (ELS)".

Por su parte, el secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Humanitarios, Stephen O'Brien, "rogó" el miércoles al Consejo de Seguridad que actúe de una vez por todas para detener los combates y permitir el acceso de la ayuda humanitaria antes de que Alepo se convierta en "una gran fosa común".