ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

Amnistía Internacional advierte que bajo la crisis económica se esconde una crisis de derechos humanos "aún mayor"

OVIEDO, 27 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Unidad Territorial de Amnistía Internacional en Asturias, Francisco Javier Fernández, presentó hoy el Informe Anual de la organización, que muestra los datos referidos a 2008 y advierte que bajo la actual crisis financiera en todo el mundo existe una crisis de derechos humanos que en "algún momento estallará".

"Se trata de una bomba que puede explotar debido a la fragilidad de los derechos sociales, políticos y económicos de las personas en todo el mundo", expresó Fernández y añadió que la crisis económica agrava una situación que se viene detectando desde hace años.

Para Amnistía Internacional, la recesión económica desvía la atención de problemas muy graves que atentan contra los derechos humanos. "Los derechos humanos se pisotearon en nombre de la seguridad como en Guantánamo y ahora se relegan al último puesto en nombre de la recuperación económica", señaló Francisco Javier Fernández.

"Se necesita un nuevo trato para defender los derechos humanos en donde los líderes mundiales intervengan en favor de estos derechos tan dañados y relegados por la crisis económica mundial", afirmó Fernández.

No obstante, el presidente de la Unidad Territorial de Amnistía Internacional en Asturias, tuvo palabras de reconocimiento para la labor del Presidente de los Estados Unidos, Barak Obama en el cierre de la prisión de Guantánamo.

Amnistía Internacional hizo un llamamiento especial hacia el G-20 el cual "no hace prácticamente nada por la defensa de los derechos humanos". "Países como China o Estados Unidos no son creíbles en estas cumbres porque critican a otros países pero hacen poco en sus propias fronteras o contra países aliados", manifestó Fernández.

Entre los hechos acontecidos durante el último año y presentes en el Informe Anual 2009, Amnistía Internacional destaca la negación por parte de países como Brasil, México e India de los derechos básicos para vivir una vida digna a las comunidades indígenas.

La organización también destacó los cientos de miles de personas de barrios marginales y comunidades urbanas que se han visto forzadas al desarraigo en nombre del desarrollo económico o el hambre y las enfermedades que han aumentado debido a la drástica subida de los precios de los alimentos en lugares como Myammar, Corea del Norte o Zimbabwe.

El informe de la organización destinado a evaluar el estado de los derechos humanos en el mundo se realizó a 157 países, lo que no quiere decir, según expresó Francisco Javier que los países que no están presentes no tengan problemas.

Asimismo, Amnistía Internacional presentó la campaña 'Exige Dignidad' cuyo objetivo pasa por permitir a las personas que viven en la pobreza tengan acceso a los derechos humanos, por pedir la rendición de cuentas de gobiernos y agentes económicos por los abusos cometidos y por hacer que las iniciativas para la erradicación de la pobreza se centren en los derechos humanos.

La campaña se centrará en los asentamientos precarios, la mortalidad materna, las industrias extractivas y el respeto de todos los derechos humanos, con la consiguiente petición de que los Estados Unidos ratifiquen el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y China ratifique el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.