Amotinados en Bangladesh mataron a su director según un oficial superviviente

  • Nueva Delhi, 27 feb (EFE).- El director general de los Bangladesh Rifles, el general Shakil Ahmed, es uno de los fallecidos en el motín de la guardia especial de fronteras, según el relato de un oficial superviviente publicado hoy por el diario bangladeshí "The Daily Star".

Amotinados en Bangladesh mataron a su director según un oficial superviviente

Amotinados en Bangladesh mataron a su director según un oficial superviviente

Nueva Delhi, 27 feb (EFE).- El director general de los Bangladesh Rifles, el general Shakil Ahmed, es uno de los fallecidos en el motín de la guardia especial de fronteras, según el relato de un oficial superviviente publicado hoy por el diario bangladeshí "The Daily Star".

El general murió en los primeros minutos del motín, que comenzó este miércoles por la mañana en el cuartel general de los Bangladesh Rifles, en Dacca, por una disputa sobre salarios, de acuerdo con el teniente coronel Syed Kamruzzaman.

A falta de una cifra oficial de víctimas del motín, que duró día y medio, y mientras la Policía continúa hoy su rastreo de las instalaciones, el diario aseguró que ya se han recuperado los cadáveres de 21 personas, entre ellas cuatro civiles, y que un centenar de oficiales continúan desaparecidos.

La muerte del general al mando fue confirmada por Kamruzzaman, quien, aunque herido, sobrevivió a los tiroteos y contó a la prensa lo sucedido tras abandonar el cuartel una vez el Gobierno puso fin a la rebelión de los guardias.

El motín comenzó tras una discusión en la sala de conferencias a la que siguió un tiroteo entre guardias del cuerpo, que reclamaban mejoras salariales, y sus altos mandos, que pertenecen al Ejército.

Durante cinco minutos, Kamruzzaman y otros oficiales se parapetaron en la sala de conferencias hasta que un grupo de guardias rasos los ordenaron marchar en una fila encabezada por el general Ahmed.

"Cuando el director general bajó las escaleras de la sala de conferencias, un 'jawan' (soldado) lo cosió a balazos. Pronto los demás empezaron a dispararnos", relató el teniente coronel.

"Caí al suelo cuando una bala me dio en el estómago. Logré reptar hasta un lavabo. Algunos soldados me descubrieron y dispararon, pero no me dieron. Uno de ellos me apuntó al pecho, pero le abracé y dije '¿qué os he hecho para que me matéis'?", añadió.

Kamruzzaman afirmó que los soldados se apiadaron de él y lo trasladaron a otro lugar, desde el que pudo ver los cadáveres de varios oficiales.

En la sala de conferencias, según la fuente, había reunidos, cuando comenzó el tiroteo, unos 160 oficiales.

El motín terminó este jueves tras casi 36 horas de tensión y negociaciones que incluyeron la intervención directa de la primera ministra de Bangladesh, Sheikh Hasina, y la presencia amenazante del Ejército, que rodeó los cuarteles de la guardia en varios puntos del país.

Los Bangladesh Rifles son un cuerpo de casi 70.000 efectivos, dependiente del Ministerio del Interior, que se ocupa fundamentalmente de la vigilancia de fronteras pero también asiste a Ejército y Policía cuando la situación lo requiere.

Sus mandos proceden del Ejército de Bangladesh, lo que limita las perspectivas de ascenso de los guardias y contribuye a su sensación de agravio.

En las negociaciones para sofocar el motín, Hasina prometió atender gradualmente las reclamaciones profesionales de los guardias y que no levantaría cargos contra ellos por su sangrienta actuación en Dacca.

De momento, 156 de los amotinados han sido detenidos por los miembros del Batallón de Acción Rápida de la Policía, que ayer se hizo con el control del cuartel de los Bangladesh Rifles.