Artistas españolas apoyan a las mujeres indígenas de Guatemala en su lucha contra la violencia

  • Nebaj (Guatemala), 9 may (EFE).- Las indígenas del municipio guatemalteco de Nebaj recibieron el apoyo de las representantes de la Plataforma de Mujeres Artistas de España en la lucha que mantienen para combatir la violencia que viven, en algunos casos, dentro y fuera de sus hogares.

Artistas españolas apoyan a las mujeres indígenas de Guatemala en su lucha contra la violencia

Artistas españolas apoyan a las mujeres indígenas de Guatemala en su lucha contra la violencia

Nebaj (Guatemala), 9 may (EFE).- Las indígenas del municipio guatemalteco de Nebaj recibieron el apoyo de las representantes de la Plataforma de Mujeres Artistas de España en la lucha que mantienen para combatir la violencia que viven, en algunos casos, dentro y fuera de sus hogares.

El enfrentamiento armado que ensombreció la historia de Guatemala entre los años 1960 y 1996 acabó con la vida de un elevado número de hombres, mujeres y niños de esta población perteneciente al departamento de Quiché, al norte del país.

Desde entonces, las violaciones de los derechos humanos contra sus habitantes, en especial de las mujeres, se han repetido de forma constante.

Sumidas en una situación de "extrema pobreza", y sometidas a un patriarcado que les impide expresarse en libertad, las indígenas ixiles han sabido, sin embargo, organizarse para enfrentar la dureza de una vida que no tuvieron oportunidad de elegir.

En la actualidad, Nebaj cuenta con nueve asociaciones femeninas, entre las que se encuentra la Red de Mujeres Ixiles, dirigida por Eluvia Margarita Herrera, cuyo objetivo es formar y apoyar a las mujeres del municipio para ayudarlas a mejorar su situación.

La Red se inició en 1999 como un comité con un presupuesto muy bajo, y en la actualidad cuenta ya con 354 miembros.

"Somos trabajadoras y luchamos dignamente por nuestros derechos", aseguró a Efe Herrera.

Juana Bacá, integrante de la organización, destacó que desde el nacimiento de la Red "la situación ha cambiado mucho y las mujeres ya denuncian la violencia".

"En el terreno familiar los casos de violencia han disminuido. Los esposos son cada vez menos violentos y muchos se han solidarizado con sus mujeres", señaló.

Sin embargo, Bacá asegura que los principales problemas que afrontan ahora se encuentran a otro nivel, y denuncia la oposición de la municipalidad a la intención de la Red de legalizarse como formación política.

"Todo va bien hasta que las organizaciones se consolidan, y entonces ya no les interesa su politización", dijo.

En ese sentido, la Red de Mujeres Ixiles subraya, además, el enfrentamiento que mantienen con otro grupo que, según Bacá, apoya la actitud del regidor de la comunidad.

Frente a esta afirmación, las organizaciones femeninas señaladas por la Red se defienden apuntando a las diferencias de criterio existentes entre las distintas asociaciones.

Para estas, no se trata tanto de demostrar el poder de las mujeres como de ejercer una labor social, de ayuda a sus congéneres en terrenos como el comercio de los materiales textiles que elaboran o la posibilidad de que las más necesitadas puedan tener, al menos una vivienda digna.

Por esa causa trabaja desde hace unos meses Dominga Julia Marcos, fundadora de la Asociación para el Desarrollo Integral de la Mujer Ixil (ADIMI).

El suicidio de una joven de 15 años, después de que su familia perdiera todo lo que tenía, animó a esta mujer indígena a poner en marcha la organización, que reclama el apoyo internacional para devolver sus casas a 71 familias de la zona.

"Me siento en la obligación de defender a las madres campesinas, pero necesitamos un proyecto que nos permita poner en marcha las ayudas", subrayó Marcos.

El alto índice de analfabetismo existente entre la población indígena de Quiché propicia que muchas de las mujeres que se esfuerzan cada día por mejorar su situación sean víctimas de engaños y estafas.

A pesar de ello, las indígenas de Nebaj, algunas de las cuales desconocen el español y solo se expresan en su lengua, viven con ilusión la llegada a la comunidad, por ejemplo, de Internet, y se muestran dispuestas a aprender "a manejar el computador".

"Es tarde para las más mayores, pero las jóvenes estamos dispuestas a aprender lo que sea necesario. Sabemos que podemos hacerlo, que somos capaces", indicó a Efe Juana Ramírez Gallego, presidenta de la Asociación para el Desarrollo Integral de la Mujer Ixil.

Miles de mujeres de la comunidad Ixil agradecieron la visita de la Plataforma acudiendo al concierto que las artistas españolas ofrecieron en un local del centro del municipio.

El espectáculo musical constituyó para ellas la oportunidad de salir de la rutina diaria y vestirse con sus mejores galas.

Sus trajes multicolores iluminaron las gradas desde las que disfrutaron viendo a sus hijos subidos al escenario, entre cantantes, músicos y actrices.

Algunas, incluso, se animaron a bailar.