Bolivia critica el informe de EE.UU. por una "visión inadmisible" de la realidad nacional

  • La Paz, 25 feb (EFE).- El Gobierno de Bolivia criticó hoy el informe del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre la situación de los derechos humanos en el mundo porque presenta una "visión inadmisible" de la realidad nacional.

La mala aplicación de la Justicia castiga los derechos humanos en los países andinos

La mala aplicación de la Justicia castiga los derechos humanos en los países andinos

La Paz, 25 feb (EFE).- El Gobierno de Bolivia criticó hoy el informe del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre la situación de los derechos humanos en el mundo porque presenta una "visión inadmisible" de la realidad nacional.

El viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Sacha Llorenti, afirmó que el documento "es una simplificación grosera de la realidad nacional que está políticamente motivado" y que tiene un análisis parcializado.

El informe de EE.UU recoge que el Gobierno de Bolivia respetó en general los derechos humanos, pero cita como problemas más significativos "los abusos por parte de fuerzas de seguridad, las duras condiciones carcelarias, arrestos y detenciones arbitrarias y ataques contra el poder judicial por parte del poder ejecutivo".

El documento constata, además, amenazas a las libertades civiles y a la libertad de prensa, uso excesivo de la fuerza en conflictos internos, corrupción y falta de transparencia en el Gobierno, discriminación sexual y étnica y trabajo infantil, forzado y en "condiciones deplorables".

"Leyendo cada uno de los puntos se ve que hay una tendencia a la hora de realizarlo. Creemos que también es importante tener la suficiente convicción moral para hablar de los temas de los derechos humanos", apuntó Llorenti.

En ese sentido, recordó a Washington que el ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, acusado en Bolivia de genocidio por los hechos violentos ocurridos entre septiembre y octubre de 2003, y el que fuera su ministro Carlos Sánchez Berzaín están refugiados en EE.UU. y pidió su "expulsión".

Asimismo, el viceministro denunció que el país norteamericano, en política internacional, no solo mantiene una "guerra de alta intensidad como la de Irak o Afganistán", sino también otra de "baja intensidad" en Latinoamérica.

No obstante, afirmó que el Gobierno de La Paz "todavía está esperando con paciencia que la nueva administración (de Estados Unidos) dé señales claras" de cambio.

Por su parte, el viceministro de Justicia, Wilfredo Chávez, dijo que la información del documento del Departamento de Estado de EE.UU. "está sesgada" y aseguró que el Gobierno de Evo Morales "se ha esmerado en defender los derechos humanos".

En este sentido, apuntó que su equipo elaboró conjuntamente con la sociedad civil un plan de acción de los derechos humanos y recordó que la nueva Constitución que fue aprobada en enero en un referendo y que fue fruto de un consenso político "reconoce nuevos derechos".

Chávez se refirió al punto del informe que se refiere a los sucesos ocurridos el 11 de septiembre pasado, en los que murieron cerca de veinte personas en el departamento amazónico de Pando en medio de una fuerte ola de violencia en todo el país.

"Se habla de un enfrentamiento en Pando cuando todos sabemos que ha sido una masacre de un grupo hacia otro", aseveró.

Las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos se encuentran en uno de sus peores momentos desde que en septiembre pasado Morales expulsó al embajador de ese país, Philip Goldberg, acusándole de dirigir una conspiración en su contra.

Washington replicó con la misma medida contra el embajador Gustavo Guzmán y canceló a Bolivia los beneficios arancelarios que concede a los países de la región andina como compensación en sus esfuerzos contra el narcotráfico.