Catalanes y vascos participan en la cumbre de indígenas americanos

  • Puno (Perú), 31 may (EFE).- No sólo mapuches, aimaras o quechuas están presentes en la IV Cumbre Continental de Pueblos Indígenas que finaliza hoy en Perú, sino también catalanes y vascos, que han acudido para buscar una alianza en defensa de sus derechos colectivos.

Catalanes y vascos participan en la cumbre de indígenas americanos

Catalanes y vascos participan en la cumbre de indígenas americanos

Puno (Perú), 31 may (EFE).- No sólo mapuches, aimaras o quechuas están presentes en la IV Cumbre Continental de Pueblos Indígenas que finaliza hoy en Perú, sino también catalanes y vascos, que han acudido para buscar una alianza en defensa de sus derechos colectivos.

Uno de los más activos invitados ha sido el catalán Agustí Nicolao Coll, quien afirmó a Efe que ha planteado la iniciativa impulsada por la Conferencia de las Naciones sin Estado de Europa (Conseu).

Coll dijo a Efe que esta agrupación reúne a representantes de pueblos como Cataluña, Euskadi, Escocia, Bretaña y el Kurdistán.

"La idea es contemplar alianzas entre los nativos y otros pueblos no indígenas", argumentó Coll, para quien estos pueblos "forman parte de estados surgidos de una modernidad homogeneizante".

El proyecto se inició en el pasado Foro Social Mundial realizado en Belén (Brasil), en donde se acordó crear una alianza internacional que entrará en vigencia en el 2010.

"Son dos realidades 'civilizacionalmente' distintas, pero que tienen desafíos y luchas comunes", afirmó el representante.

En el foro de Belén, los dirigentes indígenas invitaron a Coll para que realizara en Puno una mesa temática sobre derechos a la determinación y gobierno propio, por lo que el catalán asistió a la cumbre que desde el pasado viernes reúne junto al lago Titicaca a unos 7.000 nativos americanos.

Otro de los temas en discusión fue la crisis "de la cultura occidental moderna" que, en opinión de Coll, implica sobre todo una "crisis estructural y de valores" de "la modernidad occidental".

"La única civilización que ha puesto al hombre en el centro de la realidad ha sido la civilización occidental moderna. Y de entrada yendo contra la propia tradición occidental, así que por eso digo que la primera víctima de la modernidad es occidente mismo", afirmó el delegado europeo.

El encuentro con los pueblos indígenas de América, que comparten una visión en la que el hombre es un elemento de un todo encarnado en la naturaleza, supone una oportunidad para cambiar esta visión occidental moderna, señaló Coll.

Aclaró, sin embargo, que esto no implica que Europa se tenga que volver andina, sino que debe producirse un "diálogo intercultural".

"El otro hace de espejo para decirme donde yo puedo encontrar algo semejante dentro de mi propia tradición, sin tener que convertirme en la otra. Y eso no pasa ni por el pensamiento de derechas, ni por el de izquierdas", acotó.

Estas propuestas se concretarán en un foro social sobre la crisis de la civilización que se celebrará en marzo del 2010 en la ciudad peruana del Cuzco.