Colombia está disconforme con su inclusión en la "lista negra" de la CIDH

  • Washington, 7 may (EFE).- El embajador colombiano ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Camilo Ospina, mostró su desacuerdo con el informe anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), presentado hoy, que ha incluido a su país entre los que deben mejorar en esta materia.

Colombia está disconforme con su inclusión en la "lista negra" de la CIDH

Colombia está disconforme con su inclusión en la "lista negra" de la CIDH

Washington, 7 may (EFE).- El embajador colombiano ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Camilo Ospina, mostró su desacuerdo con el informe anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), presentado hoy, que ha incluido a su país entre los que deben mejorar en esta materia.

La CIDH "no ha podido comprender la realidad de Colombia", dijo Ospina en la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos (CAJP) de la OEA, poco después de que la presidenta de la entidad de derechos humanos, la venezolana Luz Patricia Mejía, presentara el informe.

En ese informe, la CIDH mantiene a Colombia, Cuba, Haití y Venezuela en su lista de países de Latinoamérica que necesitan mejorar la defensa y el cumplimiento de los derechos humanos.

El embajador Ospina expresó el apoyo de su país a la CIDH, pero consideró que se ha quedado en "los antiguos esquemas del siglo XX" y ha abordado en su evaluación el conflicto colombiano como si se tratara de un enfrentamiento "entre la izquierda y la derecha".

"El narcotráfico es el origen del conflicto" actual en Colombia, subrayó Ospina, quien agregó que su país "está en guerra contra el narcotráfico" y "contra el delito venga de donde venga".

El Gobierno colombiano puso objeciones al documento por segundo año consecutivo al considerar que las fuentes empleadas en su caso no han sido fidedignas y por ello el informe "no se ajusta a la realidad".

El informe indica que, aunque la CIDH es consciente de la compleja situación del país tras cinco décadas de violencia, mantiene su preocupación con respecto a los reductos no desmovilizados de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), al fenómeno del rearme y la formación de nuevos grupos armados.

Ospina destacó el proceso que ha llevado a cabo el Gobierno colombiano para terminar con las AUC, en virtud del cual ha habido más de 31.000 desmovilizados hasta 2008.

"Puede que sean parte de otras bandas, sí, pero siempre relacionadas con el narcotráfico", enfatizó.

En cuanto a los desplazados en Colombia por el conflicto interno, que superan los dos millones, señaló que este fenómeno está relacionado con los cultivos de coca y que "disminuirá" a medida que estos desciendan, un proceso en el que lleva trabajando el Gobierno once años.