Comparece un rebelde sudanés ante la Corte Penal Internacional por crímenes de guerra en Darfur

  • La Haya, 18 may (EFE).- El rebelde sudanés Bahr Idriss Abu Garda compareció hoy por primera vez en la Corte Penal Internacional (CPI), que le acusa de crímenes de guerra en la región sudanesa de Darfur.

La Haya, 18 may (EFE).- El rebelde sudanés Bahr Idriss Abu Garda compareció hoy por primera vez en la Corte Penal Internacional (CPI), que le acusa de crímenes de guerra en la región sudanesa de Darfur.

El acusado, que es el primer rebelde sudanés que se entrega voluntariamente a esa Corte con sede en La Haya, se enfrenta a tres cargos por crímenes de guerra presuntamente cometidos contra "cascos azules" de la Unión Africana (UA) en el norte de Darfur en septiembre de 2007.

La fiscalía mantiene que en ese ataque perecieron 12 miembros de la misión de paz de la UA en un ataque del grupo rebelde conocido como Movimiento para la Igualdad y Justicia, que luchaba en contra del ejército sudanés y de las milicias árabes.

El rebelde sudanés, que ha negado estar involucrado en los crímenes que se le imputan, agradeció hoy a la Corte "todas las gestiones" hechas a su llegada, el domingo, a La Haya.

Al contrario que en las primeras comparecencias ante otros tribunales internacionales, en la CPI los acusados no tienen que declararse culpables o inocentes de los cargos.

Los estatutos de la CPI estipulan que ese derecho se le otorga al acusado en la vista de confirmación de los cargos, que en el caso de Abu Garda se celebrará el próximo 12 de octubre, según decidieron hoy los jueces.

El fiscal de la CPI, Luis Moreno Ocampo, remarcó en un comunicado que la comparecencia del rebelde sudanés no habría sido posible "sin la cooperación de los Estados africanos y europeos, en particular de Holanda, donde está la sede de la CPI, de Chad, Senegal, Nigeria, Mali y Gambia".

Añadió que "la importante cooperación de varios Estados africanos ilustra claramente su compromiso para con la CPI y la Justicia, a la vez que contradice las recientes acusaciones de que la Corte es contraria a África".

Gran parte de esas acusaciones se desencadenaron después de que la fiscalía de la CPI emitiese el pasado marzo una orden de arresto contra el presidente de Sudán Omar Al Bachir por crímenes de guerra en Darfur.

Al Bachir ha negado cualquier competencia de ese tribunal de la ONU para juzgarlo y además ha negado la capacidad de la comunidad internacional para arrestarlo.

La CPI anunció el pasado noviembre de 2008 su caso contra tres rebeldes sudaneses -de los que no se facilitaron los nombres- por el asesinato de los observadores de paz de la UA en la localidad Haskanita, al norte de Darfur.