Congresistas y activistas piden el levantamiento de las restricciones de viaje a Cuba

  • Washington, 2 abr (EFE).- Líderes de la Cámara de Representantes de Estados Unidos y activistas del exilio cubano, entre ellos un ex prisionero político, piden hoy que se eliminen las restricciones de viaje a Cuba, único país en el mundo al que la mayoría de los estadounidenses tiene prohibido viajar.

Washington, 2 abr (EFE).- Líderes de la Cámara de Representantes de Estados Unidos y activistas del exilio cubano, entre ellos un ex prisionero político, piden hoy que se eliminen las restricciones de viaje a Cuba, único país en el mundo al que la mayoría de los estadounidenses tiene prohibido viajar.

En la Cámara de Representantes, el legislador demócrata Bill Delahunt, y el republicano Jeff Flake, promueven desde hoy la aprobación de la "Ley para la Libertad de Viajar a Cuba" que, según ellos, cuenta con 120 copatrocinadores desde que la presentaron el mes pasado.

El martes, un grupo de senadores demócratas y republicanos presentó una medida para eliminar esas restricciones, en vigor desde hace 47 años, por entender que éstas violan un derecho constitucional de los estadounidenses.

Durante la campaña electoral, el presidente Barack Obama prometió levantar las restricciones de viaje de los cubanoamericanos, algo que, según expertos, solo requeriría una orden ejecutiva.

Según Delahunt, eliminar las restricciones de viaje para todos los estadounidenses sí exigiría una acción del Congreso.

En paralelo y a unas cuantas cuadras del Capitolio, el ex prisionero político cubano, Pedro Pablo Álvarez Ramos, ofrecerá una rueda de prensa para pedir el levantamiento de esas restricciones.

El activista participa, junto a otros líderes del exilio cubano y representantes de sindicatos y grupos cívicos, en una conferencia sobre las posibilidades de un "verdadero cambio" democrático en Cuba.

La "Ley para la Libertad de Viajar a Cuba" cuenta con el apoyo de un creciente número de grupos cívicos, empresariales y humanitarios, y es similar a una presentada hace dos años pero que no prosperó en el Congreso debido a la amenaza de un veto del entonces presidente George W. Bush.

Los partidarios de la medida creen que levantar las restricciones permitirá el libre flujo de millones de turistas estadounidenses a Cuba, y que un contacto directo con el pueblo cubano puede propiciar un cambio democrático en la isla.

Pero sus detractores, entre ellos congresistas de origen cubano, consideran que no se debe premiar al régimen castrista con divisas del turismo y que Estados Unidos más bien debe exigir pasos concretos del Gobierno de La Habana hacia la democracia.

Salvo algunas excepciones para periodistas, académicos, atletas, funcionarios del Gobierno, -y los cubanoamericanos una vez al año, según la ley presupuestaria de 2009-, entre otros, los estadounidenses que desean viajar a Cuba necesitan un permiso previo de la Oficina para el Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro.

Quienes violan los reglamentos del embargo están sujetos a fuertes multas.