El Estado uruguayo se reconocerá culpable de los crímenes durante la dictadura

  • Montevideo, 12 abr (EFE).- El Estado Uruguayo se reconocerá como único responsable de los delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura (1973-1985) a través de una ley que tiene previsto aprobar en próximo 20 de mayo, informa hoy la prensa local.

El Estado uruguayo se reconocerá culpable de los crímenes durante la dictadura

El Estado uruguayo se reconocerá culpable de los crímenes durante la dictadura

Montevideo, 12 abr (EFE).- El Estado Uruguayo se reconocerá como único responsable de los delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura (1973-1985) a través de una ley que tiene previsto aprobar en próximo 20 de mayo, informa hoy la prensa local.

Según publica el diario La República, el Gobierno busca que el Parlamento sancione la denominada Ley de Reparación Integral, por la que se indemnizará a las víctimas de la represión, en una fecha simbólica como el 20 de mayo, 33 años después de que cuatro destacados opositores a la dictadura fueran asesinados en Buenos Aires.

El cronograma de la norma establece que el proyecto de ley llegará al Parlamento, dominado por el oficialista Frente Amplio, antes de finales de abril, para ser analizado por la Comisión de Derechos Humanos de la cámara y posteriormente aprobado por el legislativo.

La Ley de Reparación Integral ofrecerá, en consonancia con la Carta de las Naciones Unidas, una indemnización económica y asistencia profesional a las víctimas y los familiares de las personas que sufrieron la represión.

Además, en uno de sus aspectos que más polémica ha despertado en Uruguay, el Estado Uruguayo ofrece su perdón y garantizará que nunca más buscará saltarse las normas democráticas.

Cada 20 de mayo, simpatizantes de las víctimas de la dictadura se manifiestan por las calles de Montevideo en reclamo de verdad y justicia en memoria de los asesinatos en Buenos Aires de los diputados Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez y de los activistas de izquierda Rosario Barredo y William Whitelaw.

Todos fueron secuestrados por personal militar uruguayo y argentino y conducidos a Automotores Orletti, centro de reclusión clandestino para docenas de uruguayos en Argentina, donde fueron asesinados.