El ex presidente Lacalle testificó en un juicio por un asesinato durante la dictadura

  • Montevideo, 10 mar (EFE).- El ex presidente de Uruguay (1990-1995) Luis Alberto Lacalle compareció hoy como testigo ante la jueza que instruye el caso de envenenamiento de la esposa de un dirigente opositor en plena dictadura.

El ex presidente Lacalle testificó en un juicio por un asesinato durante la dictadura

El ex presidente Lacalle testificó en un juicio por un asesinato durante la dictadura

Montevideo, 10 mar (EFE).- El ex presidente de Uruguay (1990-1995) Luis Alberto Lacalle compareció hoy como testigo ante la jueza que instruye el caso de envenenamiento de la esposa de un dirigente opositor en plena dictadura.

El político del Partido Nacional (PN) o "Blanco" acudió ante la jueza para explicar las circunstancias de la muerte de Cecilia Fontana, esposa del dirigente de su partido Mario Heber, la cual murió en 1978 tras beber de una botella de vino que le llegó en forma anónima a su domicilio en Montevideo con un mensaje a favor de la democracia y en contra de la dictadura (1973-1985).

Lacalle y otro político "blanco", Carlos Julio Pereyra, también recibieron en sus casas vino envenenado, si bien nunca llegaron a beber de ellas.

"No es una cuestión de venganza, es una cuestión de Justicia, porque se destruyó a una familia", afirmó el ex presidente a los medios tras declarar ante la jueza.

El dirigente nacionalista, que participa en las primarias de su partido para ser candidato presidencial en las elecciones del próximo mes de octubre, descartó especular sobre los móviles del asesinato de Cecilia Fontana, madre del también senador del PN Luis Alberto Heber.

"Creo que es un episodio tan espantoso que no me atrevería por rumores a decir un nombre o señalar a una persona", afirmó el ex presidente.

Junto a Lacalle también comparecieron ante la jueza Carlos Julio Pereyra y Luis Alberto Heber.

Antes de ingresar al juzgado, Pereyra afirmó que la investigación de este caso quedó "trunca, porque la vista fiscal se dio dos años después. Hubo voluntad de ocultar los hechos por parte de la dictadura".

Por este caso comparecerán además antiguos policías y ex militares, entre ellos el ex general Gregorio Álvarez, presidente de facto de 1981 a 1985, y el coronel retirado José Nino Gavazzo, ambos presos en relación con el traslado clandestino a Uruguay de exiliados que se encontraban en Argentina.

Según algunas personas, el asesinato de Cecilia Fontana y el intento de envenenamiento de Lacalle y Pereyra fue alentado por miembros de la Embajada de Estados Unidos en Montevideo y fuerzas de ultraderecha uruguayas con el objetivo de anular un incipiente proceso de apertura de la dictadura que incluía contactos con el Partido Nacional.