El Pentágono publicará fotos de abusos a prisioneros

WASHINGTON (Reuters) - El Pentágono anunció el viernes que difundiría cientos de fotos procedentes de investigaciones sobre abusos a prisioneros pero insistió en que no revelaban una política de malos tratos.

El compromiso del Gobierno de Obama de difundir las fotos para el 28 de mayo podría avivar las llamas de una tormenta política sobre el tratamiento de los sospechosos de terrorismo y otros detenidos durante la presidencia de George W. Bush.

El secretario de Defensa, Robert Gates, expresó su preocupación esta semana sobre si hacer públicos detalles de las prácticas de interrogatorios de EEUU y fotografías del tratamiento a prisioneros podría desencadenar una reacción violenta contra las tropas norteamericanas en Irak y Afganistán.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) lleva años demandando al Gobierno para que facilite las fotos, que proceden de investigaciones militares. El grupo dice que muestran que el abuso a prisioneros fue más allá de los muy conocidos casos en Irak y otros lugares.

"Estas fotos aportan una prueba visual de que el abuso a prisioneros por parte del personal de EEUU no sólo era aberrante sino generalizado", dijo Amrit Singh, abogado de ACLU. No se han facilitado detalles del contenido de las fotos.

El Pentágono dijo que su política siempre había sido tratar a los detenidos con humanidad y que las investigaciones que produjeron las fotos demostraban que el Ejército de EEUU no toleraba los abusos.

"Lo que esto demuestra es que siempre hemos sido serios a la hora de investigar las acusaciones creíbles de abusos", dijo el portavoz del Pentágono Bryan Whitman.

Whitman indicó que más de 400 militares habían sido sancionados por no cumplir las políticas de trato a los detenidos. Sus castigos incluyen penas de prisión, expulsión por mala conducta y degradación.

El portavoz dijo que el Pentágono había decido publicar las fotos después de que los tribunales fallaran en dos ocasiones a favor de la ACLU.

El Pentágono ha argumentado desde hace tiempo que los abusos en la cárcel de Abu Ghraib, a las afueras de Bagdad tras la invasión de 2003, que acapararon la atención pública al difundirse impactantes fotografías en 2004, y otros casos muy conocidos eran incidentes aislados.

Los grupos de defensa de los derechos humanos e investigadores del Congreso dijeron que los abusos estaban vinculados directamente a las políticas aprobadas por la Administración Bush, entre ellos el ex secretario de Defensa Donald Rumsfeld, y que soldados rasos habían sido cabezas de turco.