Exhumarán 50 presuntas víctimas del Ejército peruano después de 25 años

  • Lima, 6 mar (EFE).- El Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF) exhumará a partir del próximo lunes más de 50 cuerpos de una fosa común del poblado de Huanta, presuntamente asesinados en 1984 por el Ejército durante su lucha contra Sendero Luminoso, informó hoy la agrupación privada.

Exhumarán 50 presuntas víctimas del Ejército peruano después de 25 años

Exhumarán 50 presuntas víctimas del Ejército peruano después de 25 años

Lima, 6 mar (EFE).- El Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF) exhumará a partir del próximo lunes más de 50 cuerpos de una fosa común del poblado de Huanta, presuntamente asesinados en 1984 por el Ejército durante su lucha contra Sendero Luminoso, informó hoy la agrupación privada.

Carmen Rosa Cardoza, forense del EPAF, declaró a Efe que los trabajos tendrán lugar entre el 9 y el 23 de marzo, durante los que se recogerán muestras de ADN de los cuerpos para compararlos con el de los familiares, y así determinar la identidad de los restos enterrados en dicha población, a 550 kilómetros al sudeste de Lima.

En el cementerio donde está la fosa común también estará presente el fiscal de la ciudad de Ayacucho, Andrés Cáceres, responsable del proceso judicial que se sigue contra los jefes militares de aquella época en la región.

Concluido el trabajo de toma de muestras, éstas se enviarán, según Cardoza, a un laboratorio en Estados Unidos, y es posible que no se conozcan los resultados hasta el final del año.

"El proceso es largo, tenemos que hablar bien con los familiares y cuando termine la exhumación, la fiscalía va a dar una fecha para hacer los análisis de laboratorio", explicó la forense peruana.

Este caso es conocido como "Pucayacu", por el poblado donde fueron asesinados y enterrados en un primer momento estos 50 campesinos a manos de los militares del país andino, señala el informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR), que investigó los años de la violencia terrorista transcurrida entre 1980 y 2000.

La Sala Penal Nacional investigó este caso, pero decidió archivarlo por falta de pruebas, por lo que se trasladaron los cuerpos exhumados en Pucayacu a una fosa común en el cementerio de Huanta, que es la que ahora será abierta.

Por esta misma razón, Cardoza señaló que hasta que finalicen los estudios es imposible dar una cifra exacta de los cadáveres que reposan en dicho enterramiento.

"Se presume que son más de 50 personas, pero nadie tiene una cifra real, incluso en la CVR figura también un aproximado", argumentó la integrante del EPAF, quien agregó que se trata de "un cementerio muy simbólico para los huantinos".

La fiscalía ayacuchana investiga por este caso al ex general Adrián Huamán, jefe político militar de Ayacucho en esa época, así como al ex oficial de la marina Gabilondo García del Barco, al mando de la Base Militar de Huanta cuando ocurrieron los hechos.

Sin embargo, el principal sospechoso de las muertes, el comandante de la marina Álvaro Artaza, se encuentra fuera del caso luego de desaparecer en circunstancias poco claras y ser declarado muerto.

En las próximas dos semanas, este no será el único caso que estudiarán los peritos de EPAF, pues entre el 11 y el 12 de marzo analizarán los restos de dos campesinos asesinados supuestamente por la policía en la localidad de Suso, también en la región de Ayacucho.

Además, a pedido de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, el EPAF examinará el próximo jueves 12 un cráneo para determinar si perteneció a Ángel Escobar Jurado, un defensor de los derechos humanos que desapareció tras ser arrestado por la policía el 27 de febrero de 1990.

Según la CVR, el conflicto armado interno dejó más de 69.000 muertos a manos de Sendero Luminoso, el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA) y las fuerzas armadas y policiales peruanas.