La autora de "Los monólogos de la vagina" pide acabar con la violencia en el Congo

  • Naciones Unidas, 11 feb (EFE).- La escritora estadounidense Eve Ensler, autora de "Los monólogos de la vagina", pidió hoy una mayor implicación de la opinión pública occidental en la lucha para poner fin a la violencia contra las mujeres en la República Democrática del Congo (RDC).

La autora de "Los monólogos de la vagina" pide acabar con la violencia en el Congo

La autora de "Los monólogos de la vagina" pide acabar con la violencia en el Congo

Naciones Unidas, 11 feb (EFE).- La escritora estadounidense Eve Ensler, autora de "Los monólogos de la vagina", pidió hoy una mayor implicación de la opinión pública occidental en la lucha para poner fin a la violencia contra las mujeres en la República Democrática del Congo (RDC).

Con ese fin, Ensler anunció junto a la directora del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Ann Veneman, el inicio de una gira por cinco ciudades de Estados Unidos bajo el lema "Paren de violar a nuestro mejor recurso: poder para las mujeres y las niñas de la RDC".

"Cuando la gente se implica es que se empiezan a encontrar soluciones", apuntó la escritora durante una conferencia de prensa en la sede de Naciones Unidas.

La gira patrocinada por UNICEF y la organización V-Day, fundada por Ensler, recorrerá durante febrero las ciudades de Nueva York, Los Ángeles, San Francisco, Atlanta y Washington.

La escritora estadounidense estará acompañada por el médico Denis Mukwege, responsable de un hospital en el este del Congo en el que han recibido tratamiento unas 21.000 de las 300.000 mujeres y niñas congolesas que se calcula han sido víctimas de abusos sexuales en la última década.

"Todos estamos vinculados de alguna manera en la lucha para poner fin a la violencia de género en todo el mundo, y todos estamos vinculados en la lucha por poner fin a la violencia en el Congo", apuntó Ensler.

La escritora reclamó un aumento de la presión sobre los Gobiernos occidentales para que actúen en esta materia y acusó a los ciudadanos del mundo desarrollado de tener "las manos manchadas de sangre" por el papel que la explotación de los recursos naturales de la RDC desempeña en el conflicto.

Por su parte, Mukwege denunció la indiferencia con que las autoridades de su país afrontan la epidemia de violencia que padecen las mujeres del conflictivo este del Congo.

"A veces me parece que han cerrado las orejas y que se necesitaría que las víctimas fueran hombres para que se prestara una mayor atención", apuntó.

El médico congolés indicó que las autoridades regionales deliberadamente se mantienen el margen de esta situación porque se aprovechan del conflicto continuo en que viven las provincias orientales de la RDC.

"Hay una ausencia total de voluntad política", afirmó.

Los diferentes grupos armados que desde hace más de diez años operan en el este de la RDC han empleado sistemáticamente las violaciones y las agresiones sexuales contra las mujeres como un arma de guerra, según la ONU y organizaciones de derechos humanos.

Unos cinco millones y medio de personas han perdido la vida desde 1998 en el Congo a causa de la violencia, la mayoría de ellas durante los cinco años de la guerra civil que oficialmente terminó en 2003.