La CIDH destaca avances en la libertad de expresión pero advierte de desafíos

  • Washington, 7 may (EFE).- La CIDH destacó hoy en su informe anual "notables avances" en materia de libertad de expresión y de acceso a la información en el continente americano, pero también advirtió de desafíos persistentes que los 34 países miembros deben superar.

La CIDH destaca avances en la libertad de expresión pero advierte de desafíos

La CIDH destaca avances en la libertad de expresión pero advierte de desafíos

Washington, 7 may (EFE).- La CIDH destacó hoy en su informe anual "notables avances" en materia de libertad de expresión y de acceso a la información en el continente americano, pero también advirtió de desafíos persistentes que los 34 países miembros deben superar.

"Los desafíos que existen no son menores. Existe aún trabajo pendiente en materia de protección de periodistas que sufren amenazas de muerte por investigar actos de corrupción y denunciar el crimen organizado", afirmó la relatora especial para la libertad de expresión de CIDH, Catalina Botero, en la presentación del informe.

En el capítulo del informe anual de la CIDH sobre la situación de la libertad de expresión, el organismo señaló que la mayoría de los países miembros consagran en sus constituciones o normas jurídicas la libertad de expresión como un derecho fundamental y la dotaron de una serie de garantías destinadas a asegurar su plena vigencia.

Por su parte, "un número considerable" de Estados ha derogado los delitos de desacato y algunos han modificado sus leyes penales para evitar que se criminalice la expresión crítica o disidente.

Indicó que la "impunidad sigue siendo un problema muy grave", pero subrayó que algunos países han impulsado medidas legislativas, administrativas y judiciales para afrontarla, y se han creado sistemas de protección de periodistas que han resultado positivos.

Por otra parte, avanzan, aunque de manera más incipiente, algunas iniciativas enfocadas a revisar las leyes de radiodifusión y los procesos de asignación de la publicidad oficial en los medios de comunicación con el fin de prevenir el uso de estos mecanismos como instrumento de censura indirecta.

También ha comenzado un proceso importante de reconocimiento y puesta en práctica de los principios de pluralismo y de diversidad en la asignación de bienes y recursos públicos.

No obstante, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) afirmó que uno de los asuntos más problemáticos que requiere una "acción enérgica e inmediata" por parte de los países miembros es la violencia contra periodistas y medios de comunicación.

Durante 2008, al menos nueve periodistas fueron asesinados en la región por razones que estarían vinculadas a su profesión.

A estos "lamentables hechos", se suman al menos dos centenares de denuncias sobre agresiones, amenazas y actos de intimidación contra periodistas y medios de comunicación, señaló la CIDH.

La relatora explicó que un número creciente de delitos contra periodistas tiene su origen en la actuación de grupos extremadamente violentos de la delincuencia organizada.

En cuanto al acceso a la información, la CIDH también observó "notables avances" durante 2008.

Botero señaló que Trinidad y Tobago, Jamaica, Panamá, México Nicaragua, Chile y Honduras son países ejemplares en este tema.

La mayoría de los países han derogado las leyes de desacato e incluso algunos han reformado las normas penales sobre calumnia e injuria, cuando se trata de asuntos de interés público.

Sin embargo, destacó que en algunos Estados miembros "resulta usual la denuncia criminal contra periodistas por la publicación de opiniones o informaciones relacionadas con casos de corrupción o cuestiones de interés público".

La relatora insistió en que, a pesar de los avances registrados, en la región se siguen presentando los problemas y violaciones que han sido causa de preocupación de la CIDH en ocasiones anteriores.

En concreto, se refiere a la seguridad de los periodistas, a la existencia y aplicación efectiva de leyes restrictivas, a la necesidad de contar con mecanismos más eficaces para asegurar el acceso a la información.

También, a la falta de regulaciones claras que impidan la existencia de mecanismos de censura indirecta y que promuevan el pluralismo y la diversidad.