La Corte Interamericana condena a Honduras por el asesinato de una ambientalista

  • San José, 8 may (EFE).- La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) de la OEA, con sede en Costa Rica, condenó al Estado hondureño por el asesinato de la ambientalista Blanca Jeannette Kawas, ocurrido en 1995, luego de que denunciara daños en un Parque Nacional.

San José, 8 may (EFE).- La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) de la OEA, con sede en Costa Rica, condenó al Estado hondureño por el asesinato de la ambientalista Blanca Jeannette Kawas, ocurrido en 1995, luego de que denunciara daños en un Parque Nacional.

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil), que actuó como defensor de la víctima en el juicio ante la CorteIDH, informó hoy en un comunicado que la sentencia fue notificada el pasado miércoles a las partes.

La Corte aún no ha hecho público el documento.

Cejil afirma que los jueces encontraron "probado" que al menos un agente del Estado participó en el crimen, por lo que halló al Estado hondureño culpable por la violación de los derechos a la vida, libertad personal y libertad de asociación de Kawas, así como el de integridad personal de los familiares de la ambientalista.

Este caso se refiere al asesinato de la ambientalista ocurrido el 6 de febrero de 1995, mientras se encontraba en su casa en la localidad de Tela, Honduras.

Kawas era la presidenta de la Fundación para la Protección de los recursos naturales de las regiones de Lancetilla, Punta Sal y Texiguat (Prolansate).

Antes de su muerte ella denunció casos de explotación maderera ilegal, intentos de personas y entidades privadas de apoderarse ilegalmente de la Península de Punta Sal, daños al Parque Nacional de esa zona y otras áreas protegidas y se opuso públicamente a diversos proyectos de desarrollo económico en la región, explicó Cejil.

En su sentencia la Corte ordenó reparaciones económicas para los familiares por unos 240.000 dólares en total, por conceptos de daño material e inmaterial, la construcción de un monumento en memoria de Kawas y la rotulación del parque nacional que lleva su nombre.

Además, le indicó al Gobierno que debe crear una campaña nacional de concienciación y sensibilización, dirigida a funcionarios de seguridad, operadores de justicia y población general sobre la importancia de la labor que realizan los defensores del medio ambiente y sus aportes en la defensa de los derechos humanos.

Cejil destacó que "esta es la primera vez que el tribunal interamericano reconoce que existe una relación innegable entre la protección del medio ambiente y la realización de otros derechos humanos y se pronuncia sobre el asesinato de una defensora ambientalista".

En el escrito de acusación los peticionarios afirmaron que al momento del crimen existía un patrón de ejecuciones extrajudiciales contra defensores ambientales en Honduras, que las autoridades no habían llevado a cabo una investigación efectiva del asesinato de la presunta víctima y que los recursos internos habían sido ineficaces en este caso.

"Cejil y el hondureño Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación Compañía de Jesús (ERIC), representantes de la víctima y sus familiares, destacan el valor histórico de la sentencia del caso Kawas, en particular frente al contexto de violencia que aún enfrentan los defensores ambientalistas en Honduras", indica el boletín.

Las organizaciones esperan que "el Estado de Honduras adopte de manera inmediata medidas efectivas para dar cumplimiento a lo establecido por la Corte, como un primer paso para evitar que hechos como a los que se refiere este caso vuelvan a ocurrir".

La CorteIDH tiene su sede en Costa Rica y sus sentencias son inapelables y de acatamiento obligatorio para los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA).