La ONU reitera su llamado a consolidar la estabilización de Haití

  • Naciones Unidas, 6 abr (EFE).- La Organización de Naciones Unidas (ONU) reiteró hoy su llamado a la comunidad internacional para que apoye con generosidad los planes de desarrollo económico del Gobierno de Haití, con los que ese país antillano busca consolidar la relativa estabilidad lograda en los últimos cinco años.

Naciones Unidas, 6 abr (EFE).- La Organización de Naciones Unidas (ONU) reiteró hoy su llamado a la comunidad internacional para que apoye con generosidad los planes de desarrollo económico del Gobierno de Haití, con los que ese país antillano busca consolidar la relativa estabilidad lograda en los últimos cinco años.

El enviado especial de la ONU para Haití, Hedi Annabi, aseguró en una reunión del Consejo de Seguridad que la sociedad haitiana afronta una "oportunidad única" para emprender el camino hacia el desarrollo.

"El país cuenta por primera vez en muchas décadas con la mejor oportunidad para escapar de los ciclos destructivos del pasado y avanzar hacia un mejor futuro", indicó.

Annabi recordó que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) celebrará en Washington el próximo 14 de abril una conferencia de donantes en la que espera que "la comunidad internacional realice un esfuerzo adicional" en su apoyo al país más pobre del continente americano.

"Creemos que Haití tiene realmente la oportunidad de consolidar la estabilidad por la que tantos hemos trabajado, pero solamente lo logrará si se le proporciona una asistencia continuada y coordinada en todos los frentes", advirtió.

El enviado especial recordó que Haití necesita profundizar el progreso en el fortalecimiento de sus instituciones, el despliegue de una fuerza de seguridad propia, el respeto de los derechos humanos y la mejora de las condiciones socio-económicas.

Las autoridades haitianas y la ONU temen que tras un período de varios años de relativa calma apuntalada por la misión de estabilización de Naciones Unidas (MINUSTAH), la inestabilidad política vuelva al país.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, viajó a Haití los pasados 9 y 10 de marzo acompañado por el ex presidente de EE.UU. Bill Clinton para llamar la atención sobre el "momento crucial" que atraviesa el país.

Su visita fue seguida inmediatamente por la de una delegación del Consejo de Seguridad de la ONU, que del 11 al 14 de marzo pudo comprobar la situación del país.

El aumento del precio de los alimentos provocó en abril de 2008 el estallido de manifestaciones violentas que causaron seis muertos y la caída del entonces primer ministro, Jacques Edouard Alexis.

A ello se agregan los enormes daños causados por los cuatro ciclones y tormentas sufridos entre agosto y septiembre de 2008, que dejaron más de 900 muertos, unos 800.000 damnificados y destruyeron la escasa infraestructura civil del país.

La embajadora de EE.UU. ante la ONU, Susan Rice, señaló que los diplomáticos que viajaron al país caribeño pudieron comprobar el delicado momento en el que se encuentra.

"Vimos los indicios de cómo la pobreza y el desempleo crean la posibilidad de que se produzcan disturbios y se desbarate el progreso logrado en Haití", apuntó.

Al igual que los otros 14 miembros del máximo órgano, la embajadora estadounidense expresó el apoyo de su país a los esfuerzos del secretario general de la ONU en esta materia.

La misión que la ONU mantiene en Haití desde hace casi cinco años cuenta con unos 7.000 militares y 2.000 policías, que se encargan de proporcionar seguridad y apoyar el proceso de democratización del país después de la violenta salida del poder del ex presidente Jean Bertrand Aristide.