La violencia se redujo en Irak, pero todas las partes cometieron graves abusos

  • Londres, 28 may (EFE).- La violencia se redujo notablemente en 2008 en Irak donde, sin embargo, murieron miles de civiles, incluidos niños, y donde todas las partes del conflicto cometieron abusos graves de los derechos humanos, mientras la situación humanitaria siguió siendo alarmante.

La violencia se redujo en Irak, pero todas las partes cometieron graves abusos

La violencia se redujo en Irak, pero todas las partes cometieron graves abusos

Londres, 28 may (EFE).- La violencia se redujo notablemente en 2008 en Irak donde, sin embargo, murieron miles de civiles, incluidos niños, y donde todas las partes del conflicto cometieron abusos graves de los derechos humanos, mientras la situación humanitaria siguió siendo alarmante.

Así lo señala el informe anual de Amnistía Internacional sobre la situación de los derechos humanos en el mundo que fue presentado hoy en Londres.

La mayoría de los civiles que fallecieron o resultaron heridos lo fueron por los atentados suicidas de los grupos armados contrarios al Gobierno y a las fuerzas multinacionales, aunque éstas también mataron a civiles.

Además de los ataques, los grupos armados, en especial Al Qaeda en Irak, pero asimismo las milicias chiíes y de algunos partidos representados en el Parlamento, perpetraron secuestros, torturas y asesinatos de miembros de minorías religiosas y étnicas.

También se persiguió a colectivos de profesionales como médicos, abogados y periodistas, y a las mujeres.

Las fuerzas de seguridad cometieron igualmente violaciones graves de los derechos humanos, que incluyeron casos de tortura.

Así, lo detenidos en varios centros de menores sufrieron agresiones físicas y sexuales, y ejecuciones extrajudiciales, mientras se dictaron al menos 285 penas de muerte en su mayoría en procedimientos que no cumplían las normas internacionales sobre juicios justos.

Los abusos de los derechos humanos también llegaron de parte de las fuerzas multinacionales lideradas por EEUU, en forma de homicidios ilegítimos de civiles, pero los soldados norteamericanos acusados por delitos en Irak recibieron penas leves, que no se correspondían con la gravedad del crimen, según AI.

Las detenciones arbitrarias fueron otra de las violaciones cometidas por las tropas de EEUU, que mantenían recluidas, la mayoría sin cargos ni juicio, a unas 15.500 personas, una cifra que se elevaba a 26.000 en el caso de las autoridades iraquíes.

Varios miles fueron puestos en libertad tras la promulgación de una amnistía, pero ni mucho menos los 23.000 que el Consejo Judicial Supremo había recomendado.

Las empresas de seguridad extranjeras siguieron siendo inmunes al procesamiento por delitos cometidos en Irak y las autoridades de EEUU renovaron el contrato para brindar protección a sus diplomáticos a la compañía Blackwater, a pesar de que cinco de sus empleados fueron acusados formalmente en EEUU de haber matado a 14 civiles y herido a otros 18 en septiembre de 2007 en Bagdad.

Mientras, la situación humanitaria continuó siendo alarmante, con más de 4 millones de desplazados. A pesar del regreso de centenares de refugiados a lo largo del año, otros siguieron escapando, entre los que se incluyen 13.000 cristianos de Mosul.

Además, al menos 4 millones de iraquíes no tenían suficientes alimentos, el 40 por ciento de la población podía acceder al agua potable y el 30 por ciento no disponía de servicios de salud adecuados, en tanto que el sistema educativo del país estaba al borde de la paralización, según la ONU.

La zona del Kurdistán, administrada por un gobierno autónomo, se mantuvo mucho menos afectada por el conflicto y fue escenario de aspectos positivos, como la liberación de cientos de presos políticos o la aprobación de reformas sobre la libertad de prensa o la condición jurídica de las personas, aunque también fueron denunciadas detenciones arbitrarias, torturas y desapariciones.