Las FARC lamentan el asesinato de ocho indígenas e invitan a los "awas" a dialogar

  • Bogotá, 14 abr (EFE).- Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) lamentaron hoy "sinceramente" haber matado a ocho indígenas awas en febrero pasado e invitaron a los líderes de ese pueblo a dialogar para evitar que se repitan esta clase de hechos.

Bogotá, 14 abr (EFE).- Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) lamentaron hoy "sinceramente" haber matado a ocho indígenas awas en febrero pasado e invitaron a los líderes de ese pueblo a dialogar para evitar que se repitan esta clase de hechos.

En un comunicado difundido en su página de Internet, las FARC señalaron que las muertes de los ocho nativos, a los que en su día acusaron de colaborar con el Ejército, se dieron en medio de operativos militares en el departamento de Nariño (suroeste).

Según esta guerrilla colombiana, en esa región, fronteriza con Ecuador, los militares presionan a la población para utilizarla como escudo o punta de lanza en las misiones de mayor riesgo.

"Convirtiendo a los civiles en unidades de primera línea en la guerra, con todas las implicaciones que ello acarrea, mientras oficiales y soldados avanzan protegidos a sus espaldas", agrega el mensaje.

Para evitar que hechos como el sucedido el pasado 4 de febrero se repitan, las FARC asignaron a tres comandantes "la misión de razonar conjuntamente hasta encontrar un escenario de mutuo respeto y comprensión, que cierre las puertas definitivamente, a cualquier manifestación de violencia" en la relación con los awas.

El comunicado confía en que con el diálogo se podrán "superar estos difíciles momentos y proyectar hacia el futuro unas relaciones de absoluta fraternidad y solidaridad".

El mensaje de las FARC, firmado por el Secretariado y dirigido a las autoridades del pueblo awa, es una respuesta a una carta que los miembros de esa comunidad les enviaron y en la que les pidieron explicaciones por la matanza.

En aquella nota, los nativos subrayaron que son neutrales y quieren el fin de la guerra.

El 17 de febrero pasado las FARC reconocieron haber asesinado a los ocho indígenas a los que acusaban de haberse puesto "al servicio del Ejército" en una reserva del municipio de Barbacoas, a unos 700 kilómetros de Bogotá.

Aquellos hechos, que motivaron una condena internacional, llevaron a que unos 600 indígenas organizaran una caminata hacia la zona de la masacre para recuperar los cadáveres.

Los integrantes de la marcha recuperaron los cadáveres de cinco de los ocho asesinados por las FARC el 4 de febrero, más los de otros tres indígenas víctimas de una matanza anterior, perpetrada también por esa organización guerrillera, en septiembre de 2008.

Los awas aseguran además que en la matanza del 4 de febrero murieron 17 indígenas, no sólo ocho como dicen las FARC.