Obama dice que los interrogadores de la CIA no serán procesados

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el jueves que ningún miembro de la CIA sería procesado por haber usado la táctica de "ahogamiento simulado" u otros métodos duros de interrogatorio empleados con sospechosos de terrorismo durante el Gobierno de George W. Bush.

"Este es un momento de reflexión, no de castigo", declaró a través de un comunicado Obama, quien después de asumir el poder ordenó detener ese tipo de técnicas de interrogatorio, condenadas internacionalmente.

Obama aseguró a los funcionarios de la CIA que no afrontarán cargos penales, después de que aprobara la publicación de los memorandos realizados durante el mandato de Bush, que autorizaban las violentas técnicas de interrogatorio a detenidos por terrorismo en la prisión militar de Bahía Guantánamo, en Cuba, y en centros secretos de detención de la CIA situados en el exterior.

Grupos internacionales de derechos humanos denunciaron que el ahogamiento simulado y otras técnicas están entre los procedimientos de tortura.

"Nuestra intención es asegurar que aquellos que llevaron a cabo sus tareas confiando de buena fe en el asesoramiento legal del Departamento de Justicia no estarán sujetos a un proceso", expresó Obama en un comunicado hecho público poco después de que llegara a México de visita.

"Los hombres y mujeres de nuestra comunidad de inteligencia sirvieron con coraje en la primera línea de un mundo peligroso", dijo el mandatario. "Debemos proteger sus identidades tan vigilantemente como ellos protegen nuestra seguridad y debemos darles la confianza de que pueden hacer sus trabajos", agregó.

Sin embargo, Obama dejó claro que su decisión no deja de lado su desaprobación por estos métodos de interrogatorio que han sido empleados en el nombre de la "guerra contra el terrorismo", que fue liderada por Bush.

"En una de mis primeras acciones como presidente, prohibí el uso de estas técnicas de interrogatorio por parte de Estados Unidos porque minan nuestra autoridad moral y no nos brindan mayor seguridad", explicó.