Obama no publicará fotos de abusos a detenidos

WASHINGTON (Reuters) - En un cambio de opinión, el presidente de Estados Unidos Barack Obama se opuso el miércoles a la difusión de decenas de fotografías que muestran abusos a sospechosos de terrorismo, temiendo que las fotos podrían provocar una reacción violenta contra las tropas de EEUU.

La decisión fue un golpe para algunos demócratas liberales que consideran las fotos como parte del esfuerzo por investigar a funcionarios que trabajaron bajo el mandato del ex presidente George W. Bush y para limpiar la imagen externa de Estados Unidos

El Gobierno de Obama dijo el mes pasado que cumpliría una orden judicial para difundir las fotos el 28 de mayo, argumentando que las opciones legales para apelar al caso habían sido limitadas.

Sin embargo, el mandatario cambió de postura después de que comandantes militares y algunos miembros del Congreso expresaran su preocupación porque la medida pudiera generar violencia contra las tropas estadounidenses desplegadas en Irak y Afganistán.

Obama defendió su decisión diciendo que la publicación de las imágenes "no añadiría ningún beneficio adicional a nuestra comprensión de lo que hizo en el pasado un pequeño número de individuos".

"De hecho, creo que la consecuencia más directa de publicarlas sería una mayor exacerbación de la opinión antiestadounidense y exponer a nuestras tropas a un mayor peligro", dijo a los periodistas.

"Además, temo que la publicación de estas fotografías sólo pueda tener un efecto estremecedor en futuras investigaciones de abuso de detenidos", agregó el mandatario.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo que es posible que el Gobierno pida una orden judicial que impida la publicación de las fotografías.

Gibbs, preparado con preguntas sobre el cambio de opinión de Obama, señaló que el presidente, que ha visto algunas de las fotografías, informó la semana pasada a su equipo legal de que no se sentía cómodo con su publicación.

CONVIERTE SUS PROMESAS "EN UNA BURLA"

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles, que esperaba la desclasificación de las imágenes, expresó su indignación y dijo que la decisión "convierte en una burla" la promesa de campaña de Obama sobre transparencia.

"Es absolutamente esencial que se publiquen esas fotografías para que el público pueda ver por sí mismo las torturas y los abusos que se realizaron en su nombre, y para que los altos mandos que autorizaron o permitieron esos abusos respondan a sus responsabilidades", dijo el abogado de ACLU Amrit Singh.

El grupo de derechos humanos Amnistía Internacional dijo que la medida era decepcionante.

"Se ha torturado a seres humanos y se les han negado derechos básicos. Se le ha mentido al pueblo estadounidense y los funcionarios de Gobierno que autorizaron y justificaron las políticas abusivas han recibido amnistía", dijo el consejero delegado del grupo, Larry Cox, agregando que la historia aún no ha terminado.

Sin embargo, la decisión fue bien recibida por el senador Lindsey Graham, un republicano, y por el senador Joe Lieberman, un independiente, que dijeron que Obama había "hecho exactamente lo correcto".

"El hecho de que el presidente reconsidere la decisión es una fortaleza y no una debilidad", dijeron en un comunicado.

Por su parte, el secretario de Defensa, Robert Gates, dijo haber tenido dudas sobre la decisión de publicar las fotos después de escuchar las preocupaciones de los máximos comandantes de Estados Unidos en Afganistán e Irak, los generales David McKiernan y Ray Odierno.