Protestas en Katmandú con motivo del aniversario de la revuelta tibetana

  • Katmandú, 10 mar (EFE).- Los tibetanos exiliados en Nepal protagonizaron hoy protestas en Katmandú y participaron en una plegaria con motivo del 50 aniversario de la fracasada revuelta tibetana contra Pekín.

Katmandú, 10 mar (EFE).- Los tibetanos exiliados en Nepal protagonizaron hoy protestas en Katmandú y participaron en una plegaria con motivo del 50 aniversario de la fracasada revuelta tibetana contra Pekín.

Aunque las autoridades negaron que se hubieran registrado detenciones, testigos consultados por Efe aseguraron que muchos de los tibetanos fueron llevados en furgones policiales a una comisaría, tras lo cual fueron puestos en libertad.

Los manifestantes gritaban consignas contra Pekín y portaban banderas tibetanas, aunque los agentes arrebataron a los tibetanos varias de ellas, según los testigos.

Unos mil monjes budistas habían participado poco antes en una plegaria budista en Katmandú rodeados de fuertes medidas de seguridad y un gran despliegue policial.

El pasado 27 de febrero las autoridades nepalíes prohibieron las manifestaciones, sentadas y pancartas alrededor de la sección consular de la Embajada china, donde el año pasado los refugiados tibetanos protagonizaron múltiples protestas.

En su esfuerzo por evitar manifestaciones en esa zona, la Policía cortó hoy el paso a una mujer occidental que se dirigía a la Embajada china con una camiseta en la que se leía "Free Tibet" (Tíbet Libre).

Una fuente de la comunidad tibetana en el exilio aseguró que la mujer era de nacionalidad británica.

Hace justo un año los tibetanos en Lhasa y otros puntos de China protagonizaron protestas para recordar el aniversario de la fracasada rebelión de 1959 en el Tíbet, que desembocaron en violentos disturbios y se extendieron a otros lugares como la India y Nepal.

El Gobierno nepalí, encabezado por los maoístas, controla de forma estricta las actividades y manifestaciones en contra del Ejecutivo chino dentro de su territorio y acostumbra a detener durante la protestas incluso a centenares de tibetanos, aunque poco después los pone en libertad.