Salvadoreños recuerdan el asesinato del arzobispo Romero con oraciones y una marcha

  • San Salvador, 24 mar (EFE).- Centenares de salvadoreños conmemoraron hoy el 29 aniversario del asesinato del arzobispo de San Salvador, Óscar Arnulfo Romero, con oraciones en su tumba y una marcha que recorrió las principales calles capitalinas.

San Salvador, 24 mar (EFE).- Centenares de salvadoreños conmemoraron hoy el 29 aniversario del asesinato del arzobispo de San Salvador, Óscar Arnulfo Romero, con oraciones en su tumba y una marcha que recorrió las principales calles capitalinas.

"Es un hombre que luchó principalmente por la gente pobre, por un país justo, representa mucho para el pueblo salvadoreño", afirmó Josefa Merino, una ama de casa, de 52 años, que llegó ante la tumba de Romero para orar.

Merino declaró a Efe que por "intercesión" del difunto arzobispo fue sanada de cáncer, aunque confesó que aún no ha reportado este hecho a la oficina del Arzobispado de San Salvador, la cual recibe documentación al respecto para ayudar a la causa de santificación que estudia el Vaticano.

Romero, quien convirtió el púlpito en una tribuna de denuncias de las atrocidades que el Gobierno y los militares cometían contra la población en los años previos al conflicto armado, fue asesinado el 24 de marzo de 1980 mientras oficiaba una misa en la capilla del hospital Divina Providencia, en el oeste de la capital salvadoreña.

Según el informe de una Comisión de la Verdad que investigó los crímenes cometidos en el marco de la guerra civil (1980-1992), el asesinato del religioso fue ordenado por Roberto D'Aubuisson, fundador de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha), en el poder desde 1989.

El cadáver de Romero se encuentra en el sótano de la Catedral de San Salvador, donde decenas de devotos convocaron para este martes a una jornada de oración.

La conmemoración del aniversario también incluyó una misa solemne en la Catedral oficiada por el actual arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas.

"El 24 de marzo de 1980 fue asesinado (Romero) cuando oficiaba misa (...) un disparo hecho por un francotirador impactó en su corazón momentos antes de la sagrada consagración", dijo Escobar Alas en la homilía, al recordar el asesinato.

"Quiera Dios que pronto sea canonizado nuestro primer santo, mártir, de El Salvador", expresó el arzobispo, quien también definió al religioso como un hombre "espiritual".

Por su parte, miembros de organizaciones sociales, de comunidades católicas y de la iglesia luterana de El Salvador marcharon desde el hospital Divina Providencia hasta la Catedral.

Vestidos con camisas con el rostro de Romero y pancartas con esta misma figura, los feligreses recordaron la memoria del religioso y pidieron su santificación.

Yanina Ángulo, de 25 años, afirmó que Romero fue "una persona que con su humildad generó luz para todos aquellos que necesitaban una palabra de aliento y él la tuvo en ese momento".

Agregó que Romero "es un profeta, un santo" para la feligresía católica, pese a no haber sido oficializada esta condición por la Santa Sede.

Al respecto, la joven, también miembro del movimiento Juventud Romerista, expresó que "no hay necesidad" de que les digan que es santo.

La Iglesia Católica salvadoreña formula constantes llamados a la feligresía para que reporte aquellos milagros recibidos por intercesión del religioso y ha pedido en varias ocasiones a las organizaciones de izquierda que no ocupen su figura para evitar que esta situación pueda estancar el proceso de canonización.

Entretanto, los fieles llaman al religioso "San Romero de América" y esperan su pronta santificación de parte del Vaticano.