Un motín en un correccional en Uruguay termina sin heridos ni daños

  • Montevideo, 19 feb (EFE).- Menores recluidos en un correccional de la periferia de Montevideo se amotinaron hoy y tomaron el control del lugar por varias horas sin que se produjeran heridos ni daños de consideración, informaron fuentes oficiales.

Un motín en un correccional en Uruguay termina sin heridos ni daños

Un motín en un correccional en Uruguay termina sin heridos ni daños

Montevideo, 19 feb (EFE).- Menores recluidos en un correccional de la periferia de Montevideo se amotinaron hoy y tomaron el control del lugar por varias horas sin que se produjeran heridos ni daños de consideración, informaron fuentes oficiales.

Los 23 internos del Hogar Piedras de la Colonia Berro, donde se interna a menores condenados por la justicia, tuvieron que ser controlados por la Policía después de que las tres funcionarias encargadas de dirigir el centro no pudieron controlar a los adolescentes.

Según confirmó a Efe el director de división del Instituto Nacional Técnico de Rehabilitación Juvenil (INTERJ), Andrés Tomasina, el motín fue sofocado sin incidentes y las autoridades se encargan ahora de restaurar los daños.

"La policía intervino para devolver la calma al Hogar y estuvimos velando para que se respetaran los derechos de los menores. No se produjeron lesiones de gravedad, y ahora están todos tranquilos, sentados a la sombra y esperando a que termine la limpieza del centro", señaló Tomasina.

El pasado 16 de octubre 18 de los 30 menores que alojaba el centro se escaparon tras protagonizar otro motín en el que tampoco hubo rehenes entre los funcionarios y nadie resultó herido.

El semanario Búsqueda publicó hoy que varios menores internos en el Hogar Piedras denunciaron ante la Justicia los malos tratos recibidos en el centro.

Según la publicación, 17 menores aseguraron haber recibido descargas eléctricas, si bien una investigación llevada a cabo por el Instituto del Niño y el Adolescente (INAU) no constató la existencia de tales torturas.

En su denuncia, los menores afirmaron haber sido desnudados, golpeados, empapados con agua fría y luego sometidos a descargas eléctricas.

Tomasina adelantó que las autoridades investigan ahora los motivos que generaron este motín, si bien sindicalistas del INAU denunciaron a los medios que la superpoblación y la falta de recursos humanos para atender a los internos son moneda corriente en los establecimientos para internar menores en Uruguay.