Varios compradores están interesados en una sorprendente colección de instrumentos de tortura

  • Nueva York, 14 may (EFE).- Varios coleccionistas privados de Estados Unidos y de fuera de este país se han interesado ya en adquirir una sorprendente colección histórica de instrumentos de tortura, que incluye cadenas, máscaras de hierro o "rompedientes", y que próximamente venderá una casa de subastas neoyorquina.

Nueva York, 14 may (EFE).- Varios coleccionistas privados de Estados Unidos y de fuera de este país se han interesado ya en adquirir una sorprendente colección histórica de instrumentos de tortura, que incluye cadenas, máscaras de hierro o "rompedientes", y que próximamente venderá una casa de subastas neoyorquina.

"Ya nos han contactado varias personas, coleccionistas privados, interesados en estos objetos", dijo hoy a Efe el presidente de la casa de subastas Guernsey's de Nueva York, Arlan Ettinger, que precisó que alguno de ellos es estadounidense, pero declinó dar más detalles al respecto.

Se trata de un total de 252 instrumentos de tortura utilizados desde hace varios siglos, así como de libros antiguos, dibujos, grabados o documentos, entre otros objetos, los que componen esta colección que desde hace más de medio siglo ha estado en manos de una familia de origen noruego que vive en Estados Unidos.

Ettinger precisó que sólo desde hace unos días disponen de unos 40 de esos artefactos torturadores en la firma, y que el objetivo de su propietario es venderlos de forma privada, a coleccionistas privados o algún museo.

"Creo que en un mes podremos resolver esta venta privada. Si no se hace, haremos una subasta pública en unos tres o cuatro meses", explicó el presidente de Guernsey's, que destacó que una parte de la venta se destinará a Amnistía Internacional y a otras organizaciones no gubernamentales que se dedican a combatir la tortura en el mundo.

Ettinger afirmó: "es muy difícil conocer cuál es el valor de una colección como ésta, porque podríamos decir que es la mejor y más completa que existe de este tipo en el mundo".

"En los años setenta, un académico escribió un artículo en el que entonces se valoraba en 3 millones de dólares (2,2 millones de euros, al cambio de hoy). No sé si ese precio es el adecuado o no, pero somos la casa que vendió una pelota de béisbol por 3 millones de dólares y uno puede pensar que esta colección es mucho más importante que una pelota de béisbol", dijo.

Señaló también que "como últimamente se ha hablado tanto en las noticias de las torturas que se practican hoy día, creímos que presentando esto al mundo ahora, se verá la brutalidad del hombre contra el hombre y que a lo mejor podemos aprender algo".

El anuncio de la venta de estos brutales objetos se produce en un momento en que la sociedad estadounidense ha visto surgir el debate sobre lo que era considerado como tortura por la anterior Administración del presidente George W. Bush en su lucha contra el terrorismo internacional, y cuya investigación ha ocupado titulares diarios en la prensa en los últimos días.

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha prohibido las técnicas de tortura utilizadas durante la Administración de su predecesor.

"Aquí se ve que la tortura ha existido siempre", lamentó el presidente de la firma de subastas.

Ettinger se refirió también a la conveniencia de que todos esos objetos, que comenzaron a reunirse en Alemania en el siglo XVIII y después viajaron al Nuevo Continente, se mantengan en una misma colección que pueda interesar a un museo.

En muchos países de Europa hay museos dedicados a este morboso e inquietante tema, y muchos son los turistas o visitantes que se sienten atraídos por conocer esos instrumentos de castigo como potros de estiramiento, aplastacabezas, máscaras de silencio para hacer callar a los blasfemos o herejes o cinturones de castidad.

Esta histórica colección en manos de Guernsey's, y que no está expuesta al público, contiene desde las llamadas "máscaras infamantes" que impedían hablar a los blasfemos, a la espada de un verdugo o una mesa de tortura, pasando por otros diabólicos instrumentos diseñados para causar dolor.

La colección ahora en venta en Nueva York cruzó el Atlántico en el siglo XIX, pues a sus originales propietarios alemanes se la compraron en Inglaterra, en donde, a su vez, se vendió a un coleccionista privado en Estados Unidos, que la ha conservado desde entonces.

La última vez que se vieron en público los objetos de esta sorprendente y morbosa colección fue en 1893, en Nueva York y en Chicago, durante la Exposición Universal, apareciendo en las páginas de los diarios de la época por la cantidad de visitantes que querían conocer como eran esos instrumentos de dolor.

"The New York Times" reseñó que fueron miles las personas que querían ver esos "terribles reliquias de una época de semi-barbarie", y de los que algunos, como una caja de madera a modo de féretro con clavos en su interior han desaparecido en los últimos años, probablemente en el incendio que hubo durante la Expo de Chicago.

"Esta colección ha suscitado un enorme interés público entonces y ahora", señaló Ettinger, que indicó que, precisamente, su último propietario ha sido un superviviente del Holocausto, el noruego Arne Coward, que durante la Segunda Guerra Mundial ayudó a muchos judíos a escapar del horror nazi y del que él mismo fue víctima.