Región belga de Valonia reafirma su veto al acuerdo comercial UE-Canadá

BEL Bruselas|

El presidente de la región belga de Valonia, Paul Magnette, reafirmó este miércoles de noche su veto al acuerdo comercial entre la UE y Canadá (CETA), tras una reunión con responsables de la Comisión Europea a dos días de que se cumpla el ultimátum de Bruselas.

Al término del encuentro de hora y media con la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, y el canciller belga Didier Reynders, partidario del CETA, Magnette aseguró "no haber recibido una respuesta" a las preocupaciones valonas.

"Queremos mayores garantías de que el CETA sólo podrán utilizarlo multinacionales canadienses. Y queremos que todo esto, incluidos los avances realizados estos últimos días, figure en un texto jurídicamente vinculante", detalló Magnette, entre otras preocupaciones de su región.

El jefe de gobierno regional rechazó de nuevo el ultimátum dado por Bruselas, que finaliza el viernes, para que Valonia dé su visto bueno necesario para la firma de este acuerdo comercial que crearía un espacio de libre comercio de unos 550 millones de personas.

"No busco crear una crisis en Europa", subrayó el líder de esta región belga de 3,6 millones de habitantes, castigada desde hace años por los efectos de la globalización, como muestra el anuncio reciente del cierre de una gran factoría del fabricante estadounidense de maquinaria de construcción Caterpillar.

El rechazo de Valonia pone en peligro la firma formal del acuerdo, que debía llevarse a cabo en un primer momento durante la visita el 27 de octubre a Bruselas del primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Aunque Magnette abogó por aplazar "sine die" esta cumbre, el vicepresidente de la Comisión Europea, Jyrki Katainen, aseguró que los servicios del ejecutivo comunitario trabajan "sin descanso" para lograr la firma del CETA.

"Si el lunes por la mañana no hay acuerdo, el primer ministro Trudeau no vendrá", confesó este miércoles un diplomático europeo, ampliando algunos días el ultimátum de la UE.

La decisión de los valones deja en el aire otros acuerdos comerciales como el que la UE negocia con Estados Unidos, conocido como TTIP, y el discutido con los países del Mercosur.

siu-tjc/age