Bachelet, seguida de polémica, reanuda el desfile de presidentes por Cuba

  • La Habana, 9 feb (EFE).- La presidenta chilena, Michelle Bachelet, comienza mañana la primera visita oficial a Cuba de un gobernante de su país desde que en 1972 lo hizo Salvador Allende, en un viaje polémico que reforzará los vínculos bilaterales y continuará el desfile de mandatarios latinoamericanos por la isla.

Bachelet, seguida de polémica, reanuda el desfile de presidentes por Cuba

Bachelet, seguida de polémica, reanuda el desfile de presidentes por Cuba

La Habana, 9 feb (EFE).- La presidenta chilena, Michelle Bachelet, comienza mañana la primera visita oficial a Cuba de un gobernante de su país desde que en 1972 lo hizo Salvador Allende, en un viaje polémico que reforzará los vínculos bilaterales y continuará el desfile de mandatarios latinoamericanos por la isla.

Bachelet inaugurará el jueves la Feria Internacional del Libro de La Habana, dedicada este año a Chile, y se entrevistará con su colega cubano, el general Raúl Castro, quien concluyó hoy una gira de dos semanas por Rusia, Angola y Argelia, justo a tiempo para recibirla.

La visita de Bachelet, que concluirá el viernes, la convierte en el cuarto gobernante de América Latina que viaja a la isla en lo que va de año, tras los presidentes de Panamá, Martín Torrijos; Ecuador, Rafael Correa, y Argentina, Cristina Fernández.

Los mandatarios de México, Felipe Calderón, y Guatemala, Álvaro Colom, entre otros que aún no tienen fechas precisas para sus viajes, continuarán en próximos meses la significativa procesión, que no tiene precedentes.

Para Cuba, que tiene en Salvador Allende un importante referente histórico por las estrechas relaciones entre los dos países durante el Gobierno de la Unidad Popular (1970-1973), la estancia de Bachelet reabre, además, un vínculo emocional.

Allende fue recibido con honores en la isla en diciembre de 1972 por el líder de la revolución, Fidel Castro, con quien intercambió condecoraciones oficiales y compartió tribuna en un acto de masas en la Plaza de la Revolución.

Casi cuatro décadas después, Bachelet llega a Cuba cuando está a punto de cumplirse el primer año en la presidencia de Raúl Castro, que sucedió oficialmente a su hermano mayor Fidel el 24 de febrero de 2008.

El líder cubano convalece desde julio de 2006 de una enfermedad intestinal que le obligó a ceder los cargos y le impide aparecer en público, pero en los últimos meses recibió a los gobernantes de Venezuela, Uruguay, Rusia, China y Argentina, entre otros, y no se descarta que se reúna ahora con Bachelet en una audiencia fuera de agenda.

La agenda de la visita, que en Cuba aún no ha sido divulgada, ha causado en Chile una polémica liderada por la oposición de derecha, cuyas críticas comenzaron en cuanto se anunció el viaje y disidentes cubanos solicitaron que Bachelet los recibiera en la isla.

El Gobierno chileno ha dejado en claro que la presidenta no tiene previsto reunirse con disidentes, argumentando que en una visita de Estado debe atenerse al protocolo dispuesto por los anfitriones.

El disidente cubano Oswaldo Payá, del Movimiento Cristiano de Liberación, se unió en las últimas semanas a las críticas de la oposición derechista chilena, así como algunos miembros del Partido Demócrata Cristiano, que forma parte de la coalición con la que gobierna Bachelet.

Por su parte, el canciller chileno, Alejandro Foxley, ha dicho que el "objetivo prioritario" del viaje es impulsar la integración regional.

Según la agenda difundida en Santiago, Bachelet firmará varios acuerdos de cooperación económica con Raúl Castro y se entrevistará con el arzobispo de La Habana, Jaime Ortega.

Se ha previsto también un seminario económico empresarial, el primero después de que el parlamento chileno aprobó el Acuerdo de Complementación Económica bilateral.

La delegación chilena visitará el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, el Centro Internacional de Restauración Neurológica, la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano y el monumento a Salvador Allende en la Avenida de los Presidentes.

Bachelet llegará a Cuba desde Tegucigalpa, donde firmará hoy varios acuerdos con su colega hondureño, Manuel Zelaya.