Barroso lamenta que el G20 no preste suficiente atención a los países en desarrollo

  • Bruselas, 26 mar (EFE).- El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, lamentó hoy que la reunión del G20 del próximo 2 de abril en Londres no vaya a prestar más atención a los países en vías de desarrollo.

Barroso lamenta que el G20 no preste suficiente atención a los países en desarrollo

Barroso lamenta que el G20 no preste suficiente atención a los países en desarrollo

Bruselas, 26 mar (EFE).- El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, lamentó hoy que la reunión del G20 del próximo 2 de abril en Londres no vaya a prestar más atención a los países en vías de desarrollo.

"Estoy empezando a oír que la agenda del G20 no se centrará lo suficiente en las necesidades del mundo en vías de desarrollo. Discrepo profundamente", afirmó Barroso en una rueda de prensa ante la Confederación de Organizaciones No Gubernamentales Europeas (Concord).

En opinión del político portugués, el G20 debería encargarse de coordinar las respuestas a la crisis financiera y los instrumentos para revitalizar la economía real, así como de conservar una economía mundial abierta.

También tendría que presionar para lograr una conclusión satisfactoria de las negociaciones de la Ronda de Doha sobre desarrollo y para que las instituciones financieras internacionales sean más receptivas y representativas.

El G20 no ha de replegar la globalización y "desglobalizar", sino "hacer que la globalización funcione mejor", declaró Barroso, quien añadió que en una crisis global se necesitan un enfoque y soluciones también globales.

En su opinión, el desarrollo no es parte del problema sino de la solución, ya que no puede haber una recuperación económica sin los países no industrializados: "nuestro crecimiento y estabilidad está intrínsecamente vinculada a ellos y viceversa".

Por ello, el Ejecutivo comunitario se compromete a presentar una comunicación el próximo 8 de abril que incluya acciones a escala comunitaria para ayudar a los países más pobres a afrontar la crisis.

"Tenemos que conceder ayuda de manera más efectiva, en particular, en estos tiempos de crisis", recalcó Barroso y aclaró que según los cálculos de Bruselas habría que poder gastar de forma más útil 35.000 millones de euros en 2015.

En este sentido, apoyo adelantar la entrega de ayuda en 2009 y 2010 y recordó que la CE tiene previsto conceder a más de 40 países 500 millones de euros de apoyo a la agricultura en la primera mitad de este año y 300 en los últimos seis meses.

Barroso se refirió también a la lucha contra el cambio climático y dijo que no puede ser dejada de lado a causa de la crisis.

En concreto, hizo hincapié en la necesidad de ayudar a los países en vías de desarrollo y recordó que la inversión adicional que requerirán las medidas de mitigación y adaptación ronda los 175.000 millones de euros anuales en 2020 y 50.000 millones, respectivamente.

"Europa asumirá sus responsabilidades y formulará una propuesta antes de Copenhague", que incluya tanto la asistencia directa que aportarán los gobiernos como el método de financiación, tranquilizó.

En este contexto, el presidente de la CE pidió paciencia e insistió en que estamos sólo al comienzo de las negociaciones.

El presidente de Concord, Justin Kilcullen, por su parte, subrayó que la ayuda a los países en desarrollo se ha visto recortada debido a las dificultades financieras, algo que puede tener "consecuencias trágicas" para los más vulnerables cuando la mayoría de la población que vive en la pobreza no tiene ninguna responsabilidad de la crisis.

En los últimos meses, tres países de la UE han rebajado drásticamente su aportación a la Ayuda Oficial al Desarrollo (ODA): Irlanda (95 millones de euros, un 10% del presupuesto global), Italia (400 millones, 56%), Letonia (100%).

El director de Concord, Olivier Consolo, criticó que se haya concedido un apoyo al sistema financiero que provocó la crisis que equivale a la asistencia oficial al desarrollo de los próximos 154 años.