Bolivia y EE.UU. fijan las bases de un diálogo sin plazos para nombrar embajadores

  • La Paz, 21 may (EFE).- Los Gobiernos de Bolivia y EE.UU. fijaron hoy las bases del diálogo para mejorar sus relaciones, pero sin plazos para el nombramiento de embajadores, pendiente desde las expulsiones de los representantes de ambos países en septiembre de 2008.

Bolivia y EE.UU. fijan las bases de un diálogo sin plazos para nombrar embajadores

Bolivia y EE.UU. fijan las bases de un diálogo sin plazos para nombrar embajadores

La Paz, 21 may (EFE).- Los Gobiernos de Bolivia y EE.UU. fijaron hoy las bases del diálogo para mejorar sus relaciones, pero sin plazos para el nombramiento de embajadores, pendiente desde las expulsiones de los representantes de ambos países en septiembre de 2008.

El marco del diálogo se estableció en una reunión entre el ministro boliviano de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, interino en el cargo de Canciller, por un viaje al exterior del titular, David Choquehuanca, y el secretario de Estado adjunto de EE.UU. para Latinoamérica, Thomas Shannon.

Quintana dijo en rueda de prensa que la delegación de EE.UU. que visita La Paz "ha aceptado de manera general el planteamiento del Gobierno de Bolivia, que está traducido en el convenio marco de relaciones bilaterales de mutuo respeto".

Dicho convenio establece como principios el respeto a la soberanía, a la integridad territorialidad y a la libre determinación de los pueblos, así como la no injerencia en asuntos internos y el reconocimiento de los Gobiernos elegidos, entre otros, explicó.

De su parte, Shannon señaló que ha encontrado en La Paz "una buena voluntad para dialogar y construir una base para negociaciones concretas específicas y particulares de los temas más importantes".

"Yo creo que lo que tenemos son fuertes señales de interés que realmente van a agilizar el diálogo y nuestra capacidad de lograr hechos concretos", dijo Shannon.

En la conversación, según Quintana, también quedó en claro la decisión de Bolivia de no aceptar el retorno de la agencia antidroga estadounidense, DEA, expulsada en 2008 por el presidente Evo Morales por su presunta implicación en una conspiración contra su Gobierno.

Las delegaciones, agregó Quintana, no han discutido, ni se han puesto plazos para la restitución mutua de los embajadores en La Paz y Washington.

"Esta es una tarea pendiente y creemos que a partir (..) del consenso entre Estados Unidos y Bolivia de este convenio podríamos determinar lo que va significar el restablecimiento y designación recíproca de los embajadores", comentó el ministro boliviano.

No obstante, Quintana matizó que "mucho va a depender de la voluntad política para acelerar este proceso", si bien ambas partes comparten el interés de concluir en "el tiempo más rápido posible" el diálogo que dé como fruto la designación de nuevos embajadores.

Con la visita del alto funcionario del Gobierno de Barack Obama a La Paz, Bolivia y EE.UU. buscan abrir una nueva etapa en sus relaciones bilaterales, marcadas por la tensión desde que Morales llegó al Gobierno, en enero de 2006.

Esa tensión alcanzó su peor momento en septiembre de 2008, cuando Morales expulsó al embajador estadounidense Philip Goldberg, bajo la acusación de conspirar contra su Gobierno y apoyar a sus opositores.

Washington respondió con la expulsión del embajador boliviano Gustavo Guzmán y la retirada al país suramericano de los beneficios arancelarios del programa ATPDEA, que se conceden por el combate contra el narcotráfico.