Bono agradece a Sarkozy su implicación en la lucha contra ETA

  • Madrid, 28 abr (EFE).- El presidente del Congreso, José Bono, ha agradecido hoy al presidente francés, Nicolas Sarkozy, de visita oficial en España, su implicación personal en la lucha contra el terrorismo de ETA, una actitud que, según ha remarcado, ha acabado con lo que en su día se llamó el "santuario" francés de los etarras.

Sarkozy asegura que la democracia no puede "transigir" con los terroristas

Sarkozy asegura que la democracia no puede "transigir" con los terroristas

Madrid, 28 abr (EFE).- El presidente del Congreso, José Bono, ha agradecido hoy al presidente francés, Nicolas Sarkozy, de visita oficial en España, su implicación personal en la lucha contra el terrorismo de ETA, una actitud que, según ha remarcado, ha acabado con lo que en su día se llamó el "santuario" francés de los etarras.

Bono ha expresado este agradecimiento no sólo en nombre de los diputados y senadores reunidos en el Congreso, sino también de todo el pueblo español, en el discurso que ha pronunciado en el hemiciclo para dar la bienvenida al presidente de la República francesa.

Previamente, Sarkozy había sido recibido en el patio de la Cámara por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por el propio Bono y por el presidente del Senado, quienes escucharon juntos la interpretación de los himnos francés y español a cargo de la banda de música del Cuerpo Nacional de Policía.

Después de saludar a los miembros de las Mesas del Congreso y el Senado y del habitual intercambio de regalos, se han dirigido al vestíbulo de Isabel II para firmar en el libro de honor.

Allí se ha incorporado a la visita la esposa del presidente galo, Carla Bruni, quien ha seguido el acto institucional celebrado en el hemiciclo desde la tribuna de autoridades.

José Bono ha hecho dos alusiones a la cooperación antiterrorista entre Francia y España; primero ha dicho que un "ejemplo claro de progreso" en las relaciones entre ambos países es su colaboración en la persecución de ETA, mención que ha arrancado aplausos de los parlamentarios congregados para el acto institucional.

"Hoy los asesinos no tienen el santuario del que disfrutaron y temen por igual a los gendarmes franceses que a los guardias civiles o policías españoles y este es un objetivo verdaderamente magnífico que hemos logrado también en su Presidencia", ha proclamado.

A renglón seguido, ha expresado el agradecimiento a Francia y su actual presidente "por la personal implicación contra el crimen de los terroristas", palabras nuevamente acogidas con aplausos, incluso de la esposa de Sarkozy desde su puesto en la tribuna.

José Bono ha hablado de los sentimientos de admiración que España ha tenido por Francia a lo largo de la historia, por su largo tiempo de libertad, por su "inteligente, pacífica y sana laicidad" o por su victoria sobre los nazis.

Pero también ha admitido "recelos evidentes y alguno de ellos fundados", hoy ya superados, como los derivados de las tensiones por la entrada de España en el mercado común europeo.

El discurso de Bono ha estado salpicado de referencias históricas, desde la invasión de Napoleón hasta la ejecución de Luis XVI o la llegada del primero de los Borbones a España, Felipe V, y de palabras sobre la historia más reciente de ambos países.

Así, ha mencionado a los vendimiadores que acudían desde España cada temporada al país vecino o la acogida que Francia prestó a los exiliados españoles tras la Guerra Civil.

Según el presidente de las Cortes, el "trasiego" e intercambio de trabajadores, reyes, exiliados, empresarios o turistas por los Pirineos ha convertido a Francia en "parte viva" de la historia de España y ha hecho que forme parte de su "comunidad de afectos".

"Desde distintas banderas, tenemos conciencia de pertenecer a la misma comunidad de ideas, de intereses y de afectos", ha apuntado.

Los elogios del presidente de las Cortes hacia Sarkozy han sido varios en su alocución, hasta el punto de que le ha definido como "un amigo de España" con un prestigio forjado por su afán de buscar la eficacia para dar "soluciones concretas a problemas concretos".

"Parecéis más un ingeniero que busca la eficacia y huye de los lenguajes de madera más que un profeta de dogmas que ya casi nadie quiere escuchar en los políticos", le ha dicho.

También ha manifestado que ni en España ni en Francia Sarkozy deja "indiferente" a nadie, incluso a los que no comparten su política.