Calderón advierte que "no es tiempo de cantar victoria" en la lucha contra la gripe A

  • México, 6 may (EFE).- El presidente de México, Felipe Calderón, pidió hoy a su país "no cantar victoria" y mantener las recomendaciones sanitarias frente al virus de gripe A, aunque su país esté "venciendo" en la "batalla" contra la enfermedad.

México, 6 may (EFE).- El presidente de México, Felipe Calderón, pidió hoy a su país "no cantar victoria" y mantener las recomendaciones sanitarias frente al virus de gripe A, aunque su país esté "venciendo" en la "batalla" contra la enfermedad.

Durante la inauguración de un centro médico familiar en la ciudad de Uruapan, en el centro de México, el mandatario indicó que los mexicanos deben reincorporarse a sus actividades normales "pero en las mayores condiciones de seguridad posibles".

"No hay que bajar la guardia, hay que seguir lavándose las manos, hay que seguir limpiando los objetos que tocamos, hay que seguir evitando al máximo posible el saludo de beso o de mano, hay que seguir cuidándose al estornudar", apuntó.

En este sentido, advirtió que el virus no está totalmente bajo control y que se "van a presentar más" casos de contagio.

Por ello recomendó a la población que si "presentan síntomas de gripe, no hay que ir a la escuela, no hay que ir a trabajar, hay que precisamente acudir a la clínica, tener el diagnóstico".

No obstante, subrayó que tanto los casos de contagio como los fallecimientos han disminuido "notablemente".

El mandatario defendió la gestión de su Gobierno frente a la emergencia sanitaria y recordó que el virus "hace menos de 15 días era totalmente desconocido en el mundo".

El pasado 23 de abril México fue notificado por un laboratorio canadiense que las muestras de mexicanos enfermos habían dado positivo para el virus AH1N1.

"Ese mismo día tomamos todas las medidas preventivas que ustedes conocen", dijo Calderón.

Además, sostuvo que su Gobierno manejó con "transparencia" la información de los contagios, pidió la participación de la Organización Mundial de la Salud durante la emergencia y reportó "del primero hasta el último de los casos".

Según Calderón, ello contrasta con la epidemia del Síndrome respiratorio Agudo y Grave (SARS) que golpeó al sudeste Asiático en 2003.

En ese caso "la política pública que se usó fue más bien callar los casos y no decirle al mundo que había un problema, y eso, creo que agravó las cosas", consideró el gobernante.

El jefe de Estado mexicano, quien opinó que "hay muchas dudas" sobre el país en el que "verdaderamente" se originó el virus, explicó la razón por la cual México tiene el mayor número de casos de gripe A.

A su juicio, el virus "arrancó fuerte" en la capital mexicana por ser una de las urbes más pobladas del mundo, y porque en México se "está investigando prácticamente la totalidad de sus casos".

La razón por la cual otros países de África, América o Asia no tienen contagios probados es por que "son muy desarrollados y están efectivamente siguiendo medidas preventivas o tal vez porque no han registrado sus casos", manifestó.

"Afortunadamente, hemos logrado detener la expansión peligrosa que pudo haber tenido este virus, pero no es tiempo ni de cantar victoria ni decir que ya está controlado y se acabó", puntualizó.

De otra parte, señaló que "no es justo" y "no sirve de nada el estarle poniendo medidas discriminatorias a los mexicanos".

Al respecto, criticó que Haití rechazará un cargamento mexicano de ayuda humanitaria compuesto por alimentos y medicamentos.

Más tarde, en la ciudad de Zamora, Calderón comió unos tradicionales tacos de "carnitas" (carne de cerdo frita), uno de los productos mexicanos al que algunos países del mundo le han cerrado las puertas.