Cancilleres latinoamericanos se reúnen con la UE en un difícil momento de crisis

  • Praga, 12 may (EFE).- Cancilleres y representantes de una veintena de países latinoamericanos se reúnen mañana con sus colegas europeos para hacer balance de las relaciones entre ambas regiones, en un difícil momento marcado por la recesión económica mundial.

Cancilleres latinoamericanos se reúnen con la UE en un difícil momento de crisis

Cancilleres latinoamericanos se reúnen con la UE en un difícil momento de crisis

Praga, 12 may (EFE).- Cancilleres y representantes de una veintena de países latinoamericanos se reúnen mañana con sus colegas europeos para hacer balance de las relaciones entre ambas regiones, en un difícil momento marcado por la recesión económica mundial.

Aunque la agenda oficial prevé como asuntos principales de debate la seguridad energética, la lucha contra el cambio climático y la recuperación del crecimiento económico y la estabilidad financiera, otras urgencias han venido a sumarse a los trabajos.

Del lado latinoamericano se reclama a Europa un esfuerzo mayor en el comercio y el mantenimiento de su ayuda al desarrollo, a pesar de la crisis.

México, que ostenta la presidencia de turno del llamado Grupo de Río, pretende suscitar también la cuestión de la pandemia de gripe que le ha afectado especialmente y está teniendo consecuencias muy negativas para su economía e imagen.

La comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, confirmó a Efe que se emitirá una declaración sobre la nueva gripe, en la que se agradecerá la "pronta y eficaz respuesta" de las autoridades mexicanas y se mostrará solidaridad.

Hace un año, cuando los jefes de Estado o Gobierno de las dos regiones se reunieron en la exitosa cumbre de Lima, nada hacía prever que el clima económico iba a dar en tan poco tiempo un giro tan radical.

Ferrero-Waldner también anunció la creación de una "facilidad financiera" especial para América Latina, que permitirá canalizar créditos para infraestructuras y otros proyectos.

La decimocuarta conferencia ministerial entre la UE y los miembros del Grupo de Río, que agrupa a veintitrés Estados de América Latina y el Caribe, se celebrará mañana, en el Centro de Congresos de Praga, con notables ausencias tanto del lado europeo como latinoamericano.

La crisis interna que vive la Comunidad Andina de Naciones (CAN), en inminente riesgo de ruptura a raíz de las negociaciones comerciales con la UE, ha motivado que no acudan a Praga el canciller boliviano, David Choquehuanca, ni el ecuatoriano, Fander Falconí.

Tampoco tienen previsto participar los cancilleres de Panamá, Guatemala, Nicaragua, Honduras, Venezuela, Argentina y Brasil.

Sí asistirá, en cambio, el nuevo ministro cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, quien ayer mantuvo en Bruselas encuentros con las principales autoridades de la UE.

Es la primera vez, desde su incorporación al Grupo de Río en noviembre pasado, que Cuba participa en una reunión birregional de estas características.

El jueves, los europeos se reunirán, en formado de "troika", separadamente, con los dos países con los que mantienen acuerdos de asociación -México y Chile- con el grupo de América Central y con el Mercosur.

El encuentro que estaba previsto para ese día entre la Comunidad Andina de Naciones y los europeos ha sido cancelado, al igual que el proyecto de declaración conjunta.

Según informaron a Efe fuentes europeas, la ausencia de Bolivia ha conducido a la presidencia 'pro tempore' de la CAN, que ejerce actualmente Ecuador, a cancelar finalmente la reunión entre el grupo andino y la "troika" europea.

Por su lado, fuentes diplomáticas peruanas señalaron que, en la negociación del proyecto de conclusiones del encuentro UE-Grupo de Río, Ecuador y Venezuela han insistido en añadir algunos párrafos que sus socios andinos no están dispuestos a aceptar.

En concreto, y entre otros asuntos, Ecuador quería dejar claro que el acuerdo comercial que negocia con la UE no es un "tratado de libre comercio".

Por lo que respecta a la situación interna de la CAN, el canciller ecuatoriano ya había anunciado que se reuniría hoy en La Paz con su colega boliviano.

Falconí decidió viajar a La Paz para intentar solucionar las objeciones bolivianas a la negociación con la UE y la situación de bloqueo por la que atraviesa la Comunidad Andina.

Bolivia considera que no se respetaron los procedimientos internos de decisión en el seno de la CAN cuando Perú, Colombia y Ecuador decidieron continuar las negociaciones comerciales con la UE de forma bilateral y no como bloque.

Ecuador, por su parte, aunque ha seguido negociando, también señaló la semana pasada en Bruselas, al término de la tercera ronda con la UE, que avanzará a otro ritmo (más lento) que Colombia y Perú.

Su Constitución le exige -argumenta Quito- que cualquier tratado internacional que firme esté enfocado al desarrollo, de ahí su negativa a pactar un "tratado de libre comercio".