Clinton defiende el acercamiento de EE.UU. con Irán, Venezuela y Cuba

  • Washington, 22 abr (EFE).- La secretaria de Estado, Hillary Clinton, defendió hoy ante el Congreso la nueva política de acercamiento de EE.UU. con países como Irán, Venezuela y Cuba, al considerar necesario intentar estrategias distintas incluso con adversarios.

Washington, 22 abr (EFE).- La secretaria de Estado, Hillary Clinton, defendió hoy ante el Congreso la nueva política de acercamiento de EE.UU. con países como Irán, Venezuela y Cuba, al considerar necesario intentar estrategias distintas incluso con adversarios.

Clinton acudió a su primera audiencia ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes desde que asumió el cargo y allí defendió los esfuerzos del presidente Barack Obama para combatir las amenazas a los intereses de Estados Unidos en el mundo.

En la audiencia dominaron asuntos como la presencia de grupos extremistas islámicos en Pakistán y Afganistán, y los esfuerzos por frenar las ambiciones nucleares de Irán.

La jefa de la diplomacia estadounidense evitó hacer comentarios sobre la divulgación de varios documentos secretos sobre los métodos coercitivos usados durante los interrogatorios de presuntos terroristas, autorizados por el Gobierno anterior.

Respecto a Irán, Clinton insistió en continuar por la vía diplomática para obtener más "credibilidad e influencia" en la comunidad internacional, en caso de que sea necesario aplicar un régimen de fuertes sanciones contra Teherán.

La prioridad de Estados Unidos, dijo, es evitar que Irán obtenga armas nucleares, y por ello despliega nuevos enfoques, "pero con los ojos bien abiertos y sin ilusiones".

Las sanciones se aplicarían "en caso de que nuestro otro enfoque (diplomático) no tenga éxito o afronte trabas", precisó.

En relación a Pakistán, Clinton aseguró que el avance de los talibanes es una "amenaza existencial" para esa nación y urgió el rechazo de una política que le ceda terreno a extremistas que intentan derrocar a ese Gobierno.

La máxima prioridad de EE.UU., continuó, es desmantelar a las redes terroristas y evitar que grupos como Al Qaeda puedan reinstalarse en Afganistán.

La Casa Blanca confirmó hoy, sin precisar fecha, que Obama tendrá un encuentro trilateral para principios del mes próximo con los presidentes de Afganistán, Hamid Karzai, y de Pakistán, Asif Ali Zardari.

Sobre Cuba, la secretaria de Estado señaló que el régimen castrista "está finalizando" y que EE.UU. "debe prepararse", aunque también afirmó que el Gobierno respetaría la decisión del Congreso de levantar el embargo impuesto en 1962.

Reiteró que el Gobierno cubano debe tomar medidas hacia la democratización y que un diálogo con Washington debe incluir los derechos humanos y la libertad de los presos políticos.

Según Clinton, el anuncio de Obama sobre el levantamiento de las restricciones de viajes y el envío de remesas a la isla para los cubano-estadounidenses han provocado el "inicio de un debate" interno en Cuba.

Por otra parte, la jefa de la diplomacia consideró que el aislamiento de los últimos ocho años contra el mandatario venezolano, Hugo Chávez, "no ha funcionado muy bien" y solo ha provocado que éste busque alianzas en otras partes.

"Es un tipo muy sociable y buscará amigos donde los pueda encontrar (...) nuestra creencia es que si (ese aislamiento) no ha funcionado, por qué continuarlo? Veamos qué más puede ser posible", manifestó.

La funcionaria dijo que EE.UU. buscará "formas de trabajar juntos" con el Gobierno de Chávez, pero no precisó cuándo se anunciaría el nombre del nuevo embajador de EE.UU. en Venezuela.

Además, pidió al Congreso que liberalice los fondos para la Iniciativa Mérida para continuar apoyando los esfuerzos "valerosos" de México en contra del narcotráfico.

En uno de los intercambios más tensos de la audiencia, Clinton defendió el apoyo de EE.UU. a los servicios de planificación familiar en el exterior frente a las críticas de la minoría republicana.

Los republicanos Chris Smith y Jeff Fortenberry, por ejemplo, reiteraron su oposición al aborto y acusaron al Gobierno de querer imponer su visión sobre la salud reproductiva en África, Asia y América Latina.

Clinton reconoció que existe "un profundo desacuerdo" sobre el asunto y resumió el sufrimiento de jóvenes y mujeres en esas regiones por los precarios servicios de cuidado médico y planificación familiar.

"Creemos que la planificación familiar es parte importante de la salud de la mujer y que la salud reproductiva incluye acceso al aborto que, creo, debe ser seguro, legal y de uso poco frecuente", afirmó la secretaria de Estado, que arrancó aplausos del público.