Cristina Fernández y Hugo Chávez impulsan integración como "necesidad vital"

  • Buenos Aires, 15 may (EFE).- Los presidentes de Argentina, Cristina Fernández, y de Venezuela, Hugo Chávez, dieron hoy un nuevo impulso a la integración bilateral en medio de muestras de sintonía política, si bien mostraron diferentes opiniones sobre su colega estadounidense, Barack Obama.

Buenos Aires, 15 may (EFE).- Los presidentes de Argentina, Cristina Fernández, y de Venezuela, Hugo Chávez, dieron hoy un nuevo impulso a la integración bilateral en medio de muestras de sintonía política, si bien mostraron diferentes opiniones sobre su colega estadounidense, Barack Obama.

En el marco del mecanismo de consultas periódicas que pactaron, los mandatarios se reunieron en la sede del Gobierno argentino, donde firmaron una serie de acuerdos y dejaron instalada una comisión bilateral que revisará y dará continuidad a los convenios.

Después de una extensa cita a solas, la presidenta argentina, el venezolano y ministros de ambas naciones presentaron formalmente a la comisión "de alto nivel", también formada por diplomáticos y técnicos, que dará viabilidad al casi centenar de acuerdos bilaterales vigentes.

De los convenios firmados hoy, hay uno entre los ministerios de Agricultura para la cooperación técnica en investigación vinícola y otro de colaboración entre las carteras en materia de ciencia y tecnología.

También se suscribió uno sobre cooperación académica en materia de educación superior y otro destinado a fijar el emplazamiento de una planta en Argentina de regasificación del gas natural licuado que será traído en barcos desde Venezuela.

Asimismo, los Gobiernos de ambos países dieron el visto bueno a la constitución de una empresa mixta para fabricar compresores y surtidores de gas para vehículos, que estará integrada por una subsidiaria de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y la firma privada argentina Galileo.

Además, se convino que PDVSA firmará un acuerdo con Fluviomar, una compañía argentina de logística internacional y transporte marítimo, fluvial y terrestre, para la construcción conjunta de remolcadores y barcazas.

En una rueda de prensa que duró cerca de dos horas, Chávez y Fernández dedicaron largos minutos a intercambiar sus diferentes opiniones sobre el perfil de Obama y finalmente coincidieron en su "esperanza" sobre los cambios que puede implementar en EE.UU.

"¿Va a seguir el imperio matando niños? Ese imperio tiene que hundirse, ojalá que Obama ayude a hundirlo y sea el primer presidente socialista" de Estados Unidos, manifestó el gobernante venezolano.

"Algunos ven más los condicionantes que tal vez impidan realizar una transformación y hay otros que apostamos a que esos condicionantes puedan bajarse y realizar un cambio de transformación", comentó por su parte la mandataria argentina.

Si bien Fernández dijo en varios pasajes del diálogo con los periodistas que no hay por qué estar siempre de acuerdo entre los presidentes de la región, al final Chávez le aclaró que "en el fondo" sus visiones sobre Obama "no son muy diferentes".

En otro orden, Chávez invitó a su colega argentina a que estudie la posibilidad de sumarse al "sucre", un sistema monetario de compensación comercial planteado por los países de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), integrada por Venezuela, Bolivia, Cuba, Nicaragua, Dominica y Honduras.

Además de destacar que la integración "es una necesidad vital" para Argentina y Venezuela, ambos acordaron fomentar el comercio bilateral y defendieron el rol del Estado como interventor en la economía y en las empresas con "dificultades".

"Es urgente que activemos el Banco del Sur. No demos perder más tiempo, ni un día", consideró Chávez sobre la entidad conformada por siete países suramericanos y que requiere de la inyección de recursos para comenzar a operar.

También apoyó la propuesta del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, de crear un fondo financiero suramericano, con el aporte de parte de las reservas monetarias de los países de la región.

Por su parte, Fernández descartó que su país piense en salir al mercado de capitales para financiarse o en colocar deuda en forma directa en Venezuela, que hasta el año pasado compró cerca de 6.500 millones de dólares en deuda argentina.

La reunión de los dos gobernantes en Buenos Aires fue la segunda que llevan a cabo desde enero pasado, cuando en Caracas acordaron citas trimestrales para fortalecer la integración, un mecanismo que Chávez calificó de "positivo" y "necesario".

Chávez llegó a Buenos Aires en horas de la mañana y viajará hoy a la localidad sureña de El Calafate para pasar el fin de semana junto con dos de sus hijas y conocer el imponente glaciar Perito Moreno, informaron fuentes oficiales.

En El Calafate, a 2.700 kilómetros al sur de Buenos Aires, Chávez coincidirá con Fernández y su esposo, el ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007), que poseen una casa en la villa turística cercana al glaciar.