EE.UU. quiere recuperar el tiempo perdido y liderar la lucha contra el cambio climático

  • Washington, 27 abr (EFE).- El Gobierno de EE.UU. envió hoy un mensaje alentador a la comunidad internacional: está decidido a recuperar el tiempo perdido, involucrarse plenamente en la lucha contra el cambio climático y ejercer un liderazgo activo.

Washington, 27 abr (EFE).- El Gobierno de EE.UU. envió hoy un mensaje alentador a la comunidad internacional: está decidido a recuperar el tiempo perdido, involucrarse plenamente en la lucha contra el cambio climático y ejercer un liderazgo activo.

Así lo dijo la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en su discurso de apertura de una reunión ministerial del Foro de las Mayores Economías sobre la Energía y el Clima, que reúne entre hoy y mañana a las 17 economías más grandes del mundo y de países emergentes responsables del 75% de las emisiones de gases tóxicos.

El encuentro, al que también asisten la ONU y la UE, así como Dinamarca, que organiza la conferencia de Copenhague, que se celebrará en diciembre y que pretende forjar un nuevo protocolo que sustituya al de Kioto, sirve para preparar una reunión de líderes que tendrá lugar en julio en Italia en el marco del G8.

La iniciativa impulsada por el presidente Barack Obama es similar a la que lanzó el ex mandatario George W. Bush, con los mismos participantes, pero la postura es completamente distinta a la de la anterior Administración, que se negó a ratificar el Protocolo de Kioto e incluso puso en duda la existencia del cambio climático.

Activistas y ecologistas esperan ahora, por tanto, grandes cambios y lo expresaron a su manera.

Siete activistas de Greenpeace, colgados de una grúa, desplegaron delante del Departamento de Estado una pancarta de 55 metros cuadrados, en la que recordaban que esta reunión era "demasiado importante como para fracasar".

Dentro, en el la sala de conferencias Loy Henderson, Clinton señaló que el cambio climático "es un peligro claro y actual" para el mundo "que requiere atención inmediata". "No dudamos de la urgencia o de la magnitud del problema", agregó.

Clinton dijo que EE.UU. decidió actuar rápidamente para frenar el cambio climático e involucrarse plenamente en las políticas y deliberaciones sobre lo que considera una "amenaza" global que tiene un impacto regional, nacional y local.

"EE.UU. está plenamente involucrado, preparado para liderar y decidido a recuperar el tiempo perdido, tanto en casa como en el exterior", aseguró Clinton.

Subrayó sus palabras insistiendo en el "compromiso" adquirido por el Gobierno para luchar contra el cambio climático, y asegurando que no basará su política en discursos sino que "actuará".

Estados Unidos quiere que el foro sirva para forjar un consenso que garantice el éxito de Copenhague y para proponer nuevas iniciativas y tecnologías que vayan acompañadas de un "plan de acción".

El camino hacia la solución o la contención de los efectos del cambio climático no será fácil, advirtió Clinton.

El llegar a la crisis actual "ha requerido mucho trabajo por parte de mucha gente (...) y requerirá nuestros mejores esfuerzos para contrarrestarlo", indicó.

Clinton repitió en hasta tres ocasiones que EE.UU. tomará las riendas de la lucha contra el cambio climático.

"EE.UU. ya no está más tiempo ausente" del esfuerzo internacional por frenar el avance del cambio climático y el Gobierno está convirtiendo esta amenaza en un "foco central" de su política exterior, explicó.

Clinton se refirió a la reciente decisión de declarar al dióxido de carbono (CO2) y a otros cinco gases como "contaminantes y perjudiciales para la salud", y a los 80.000 millones incluidos en el plan de rescate para financiar el desarrollo de energía renovable.

Obama ha propuesto además implantar límites obligatorios a nivel nacional que incluirá un objetivo de cara a 2050, cuando se prevé una reducción del 80 por ciento de las emisiones tóxicos, afirmó.

EE.UU. pretende reducir en un 14% sus emisiones de gases de efecto invernadero hasta 2020 partiendo de los niveles de 2005. El Congreso debate además una legislación que prevé una disminución del 20% hasta ese año, del 42% hasta 2030 y del 80% hasta 2050.

El anterior Gobierno no aceptó recortes obligatorios excusándose en las emisiones de China y la India.

Refiriéndose precisamente a estos dos países, Clinton abogó por apoyar su desarrollo, pero sin "repetir los errores del pasado", y recalcó que la crisis económica no debe servir de excusa para no actuar, sino como una "oportunidad" para el mundo entero.