El control de la energía centrará la política internacional, según Rusia

  • Moscú, 13 may (EFE).- La política internacional se continuará centrando durante mucho tiempo en el control de las fuentes de energía, se afirma en el documento "Estrategia sobre Seguridad para 2020", aprobado por el presidente ruso, Dmitri Medvédev, y difundido hoy oficialmente.

El control de la energía centrará la política internacional, según Rusia

El control de la energía centrará la política internacional, según Rusia

Moscú, 13 may (EFE).- La política internacional se continuará centrando durante mucho tiempo en el control de las fuentes de energía, se afirma en el documento "Estrategia sobre Seguridad para 2020", aprobado por el presidente ruso, Dmitri Medvédev, y difundido hoy oficialmente.

"La atención de la política internacional a largo plazo se centrará en la posesión de las fuentes de energía, también en Oriente Medio, en la plataforma del mar de Bárents y en otras regiones del Ártico, en la cuenca del mar Caspio y en Asia Central", señala el texto.

Destaca que la situación en Irak y Afganistán, el conflicto en Oriente Medio y en varios países del sur de Asia y de África, así como en la península de Corea tendrán una influencia negativa en la realidad internacional.

En este contexto de lucha por los recursos energéticos, agrega el texto, no se puede descartar la posibilidad del uso de la fuerza militar para solucionar los problemas y "podría romperse el equilibrio de fuerzas establecido" cerca de las fronteras de Rusia y de las de sus aliados

Rusia advierte así de la posible agudización de los conflictos regionales y entre estados ya existentes y de la aparición de otros nuevos.

La posibilidad de mantener la estabilidad global y regional se "reduce considerablemente con la instalación en Europa" de elementos del escudo antimisiles estadounidense.

"Las consecuencias de la crisis económica y financiera global pueden ser comparables por los perjuicios comunes con el uso a gran escala de fuerzas militares", subraya Rusia en su Estrategia sobre Seguridad.

Para defender "sus intereses nacionales, Rusia llevará a cabo, en el marco del derecho internacional, una política exterior racional y pragmática, excluyendo una costosa confrontación y una nueva carrera armamentística", añade el texto.

Asimismo, Rusia advierte de la tendencia a buscar soluciones a los problemas y situaciones de conflicto "sobre una base regional, sin la participación de fuerzas no regionales".

"La debilidad de las arquitecturas globales y regionales establecidas, orientadas fundamentalmente a la región euroatlántica, así como la imperfección de los instrumentos y mecanismos legales crean cada vez más una amenaza para garantizar la seguridad internacional", subraya el documento.

El Consejo de Seguridad adjunto al Kremlin adelantó en diciembre pasado que el planteamiento clave del proyecto de nueva estrategia es que "la seguridad nacional de Rusia deberá garantizarse mediante la consecución de las prioridades estratégicas nacionales".

"La nueva doctrina será un importante documento político que expondrá el sistema oficial de objetivos, prioridades estratégicas y medidas en el campo de la política interior y exterior, llamados a garantizar la seguridad nacional y el desarrollo estable del Estado a largo plazo", indica el comunicado del Consejo de Seguridad ruso.