El Fiscal imputa al grupo de Sauerland planear atentados para la Yihad en Alemania

  • Berlín, 22 abr (EFE).- El juicio contra el cuarteto de presuntos integrantes de la llamada célula de Sauerland se abrió hoy entre fuertes medidas de seguridad e invocaciones a Alá de los acusados, a los que la fiscalía imputa haber planeado atentados devastadores y pertenencia a la "Unión para la Yihad Islámica" (IJU).

Berlín, 22 abr (EFE).- El juicio contra el cuarteto de presuntos integrantes de la llamada célula de Sauerland se abrió hoy entre fuertes medidas de seguridad e invocaciones a Alá de los acusados, a los que la fiscalía imputa haber planeado atentados devastadores y pertenencia a la "Unión para la Yihad Islámica" (IJU).

Los acusados, los alemanes conversos al islam Fritz Gelowitz y Daniel Schneider, de 29 y 23 años, y los turco-alemanes Atila Selek y Adem Yilmaz, de 24 y 39, comparecieron ante la Audiencia Territorial de Düsseldorf acusados de pertenencia a una organización terrorista y de preparar atentados.

Yilmaz se negó a ponerse en pie para prestar juramento con el argumento de que él sólo se levanta "ante Alá", mientras los otros seguían sentados, a lo que el juez Ottmar Breidling respondió amenazándoles con sanciones en caso de alteración del orden.

La apertura del juicio contra el cuarteto de Sauerland, desarticulado en septiembre de 2007 cuando sus integrantes estaban en posesión de 730 kilos de material explosivo, estuvo revestida de gran tensión y advertencias de los investigadores sobre el alto grado de fanatismo integrista de los encausados.

La fiscalía considera, a la luz de las informaciones de los investigadores, que los miembros de la célula islámica estaban dispuestos a perpetrar atentados más devastadores que los de Madrid y Londres, en 2004 y 2005.

Según la acusación, los miembros del cuarteto se consideran a sí mismos "muyahidines" en lucha contra los infieles y, de la primera idea de perpetrar atentados en Uzbekistán, pasaron luego a planearlos en países europeos o Afganistán.

Los servicios de seguridad alemanes tenían bajo observación a Schneider y al resto del grupo desde hacía meses y se decidieron a desarticular la célula ante el certeza de que habían empezado a manipular el material explosivo almacenado.

Schneider fue detenido en una casa de vacaciones de Oberschledorn (oeste de Alemania) el 4 de septiembre de 2007. En el momento de la detención hubo un forcejeo, en el cual el sospechoso arrebató un arma a un policía, al que hirió de un disparo.

A este alemán, converso desde 2003, se le imputa como cargo añadido el de intento de homicidio, por lo que podría ser condenado a cadena perpetua.

Gelowitz, musulmán desde los quince años, y Yilmaz podrían ser condenados hasta a quince años de cárcel, y Selek, quien presuntamente les suministró los explosivos, a diez años de cárcel.

La defensa de los acusados niega la existencia de la IJU y sostiene que sus defendidos actuaban por instrucciones de algún "agente provocador", pero no estaban capacitados para actuar por sí mismos.

Según la investigación, el grupo barajaba objetivos que iban de la base militar aérea de EEUU de Ramstein, la mayor de Europa, a estadios de fútbol o estaciones ferroviarias y otros lugares en ciudades como Düsseldorf, Múnich, Stuttgart y Colonia.

La apertura del juicio coincidió con las informaciones difundidas por el popular diario "Bild" acerca de la aparición de un nuevo vídeo del llamado Movimiento Islámico de Uzbekistán.

En el vídeo amenaza a Alemania y a su gobierno, al que califica de "criminal", y añade que Hitler asesinó a los judíos y ahora Berlín actúa "al servicio" de los mismos.