El Gobierno dice que hay otros dos terroristas prófugos y espera que uno se entregue

  • La Paz, 22 abr (EFE).- El ministro de Gobierno (Interior) de Bolivia, Alfredo Rada, afirmó hoy que todavía permanecen prófugos dos supuestos terroristas de la banda internacional desarticulada la semana pasada, aunque espera que uno de ellos se entregue en las próximas horas.

La Paz, 22 abr (EFE).- El ministro de Gobierno (Interior) de Bolivia, Alfredo Rada, afirmó hoy que todavía permanecen prófugos dos supuestos terroristas de la banda internacional desarticulada la semana pasada, aunque espera que uno de ellos se entregue en las próximas horas.

"Hay dos personas efectivamente que hubieran formado parte de la célula terrorista que pudieran estar prófugas, aunque ha habido información en las últimas horas de que alguna de ellas pudiera entregarse voluntariamente", dijo Rada en entrevista con Radio Erbol.

Los dos prófugos formaban parte de una presunta banda de mercenarios desarticulada en un operativo policial en el que murieron el rumano Magyarosi Arpak, el irlandés Dwayer Michael Martin y el boliviano-croata de origen húngaro Eduardo Rózsa Flores.

En la operación, en la madrugada del jueves pasado en un hotel de Santa Cruz (este), también fueron aprehendidos el boliviano-croata Mario Tadic Astorga y el húngaro Elöd Tóásó, recluidos en prisión preventiva en La Paz.

Según el Gobierno, estos cinco hombres formaban parte de un complot que planeaba atentar contra el presidente Evo Morales, su vicepresidente, Álvaro García Linera, y otras autoridades bolivianas.

El propio Rósza, que según el Gobierno era el líder de la banda, en una entrevista grabada el 8 de septiembre de 2008 y transmitida anoche por la televisión húngara, afirmó que iba a viajar a Bolivia para organizar la defensa militar de Santa Cruz, su región natal.

Santa Cruz, junto a las regiones de Beni, Pando y Tarija, inició el pasado año un proceso autonomista considerado ilegal por el Gobierno que provocó episodios violentos entre opositores y partidarios del oficialismo.

Rózsa adquirió experiencia de combate en la guerra de los Balcanes y por eso, dijo, se le encargó que organizara la defensa militar del departamento cruceño, aunque no aclaró quién le hizo tal pedido.

En ese sentido, el ministro Rada aseguró que "no es que Rózsa viene al país como un aventurero y solito hacía las cosas", sino que por el contrario "tuvo apoyo logístico económico y político".

"Empieza a fluir información que indica que habría personas que estaban financiando con aportes a este grupo", indicó Rada, al tiempo que informó que los nombres de quienes estaban detrás de la célula de Rosza "van a ir saliendo en la medida en que avance la investigación".

Sin concretar identidades, el ministro apuntó a "personas, empresarios o no, que tienen privilegios e intereses muy poderosos que defender y estuvieron dispuestos a hacer de todo".

Para Rada, las características del grupo desmantelado revelan que "se necesitó mucha plata y eso significa que había un apoyo económico de algunas personas".