El jefe militar de EE.UU. dice estar cómodo con el control pakistaní a las armas nucleares

  • Washington, 4 may (EFE).- El jefe del Estado Mayor Conjunto, almirante Michael Mullen, dijo hoy que se siente "cómodo" con el control que Pakistán tiene sobre su armamento nuclear y que Estados Unidos ha ayudado en la protección de las instalaciones.

El jefe militar de EE.UU. dice estar cómodo con el control pakistaní a las armas nucleares

El jefe militar de EE.UU. dice estar cómodo con el control pakistaní a las armas nucleares

Washington, 4 may (EFE).- El jefe del Estado Mayor Conjunto, almirante Michael Mullen, dijo hoy que se siente "cómodo" con el control que Pakistán tiene sobre su armamento nuclear y que Estados Unidos ha ayudado en la protección de las instalaciones.

"Todos reconocemos, obviamente, las consecuencias peores de que tales armas nucleares (caigan) bajo control de los terroristas", dijo el oficial en una conferencia de prensa.

"No creo que eso vaya a ocurrir", agregó. "No veo ninguna manera inminente de que esto vaya a ocurrir en este momento. Pero es una preocupación estratégica que todos compartimos".

Mullen, quien retornó a Washington la semana pasada después de una gira que incluyó Afganistán y Pakistán, indicó que el enfoque estratégico de Estados Unidos está pasando de Irak a Afganistán.

El funcionario dijo en una conferencia de prensa que está muy preocupado por los avances de los talibanes en la región y que los gobernantes en Pakistán "y en el resto de la región deben ser pacientes y persistentes".

"Estamos listos, y hemos estado listos para ayudar a los paquistaníes en su lucha contra este nuestro enemigo común", dijo el almirante.

Mullen agregó que Washington debe trasladar su atención estratégica a Afganistán. "Lo digo con pleno conocimiento de que todavía tenemos unos 136.000 soldados en Irak, y la lucha allí no ha concluido".

El oficial militar de mayor rango en Estados Unidos sostuvo que su país mantiene su compromiso con las operaciones en Irak y permanecerá allí lo suficiente para garantizar que los iraquíes "puedan defenderse por sí mismos".

"Pero Afganistán ha sido una operación con 'economía de fuerzas' por demasiado tiempo", agregó. "Los talibanes, con la ayuda de Al Qaeda y otros extremistas y con refugios al otro lado de la frontera siguen reclutando (combatientes) mediante la intimidación, controlando por miedo y avanzando una ideología por su brutalidad".

"Estoy muy preocupado por el progreso (de los talibanes) en el sur (de Afganistán) y dentro de Pakistán", señaló Mullen. "Las consecuencias de su éxito amenaza directamente los intereses de nuestra seguridad nacional en la región y nuestra seguridad aquí, en el país".