El Kremlin aplaude el informe por confirmar que Georgia empezó la guerra

  • Moscú.- El Kremlin aplaudió hoy el informe financiado por la Unión Europea (UE) sobre la guerra ruso-georgiana de agosto de 2008, que confirma que fue Tiflis quien abrió las hostilidades.

Rusia, satisfecha con el informe que culpa a Georgia del inicio de la guerra

Rusia, satisfecha con el informe que culpa a Georgia del inicio de la guerra

Moscú.- El Kremlin aplaudió hoy el informe financiado por la Unión Europea (UE) sobre la guerra ruso-georgiana de agosto de 2008, que confirma que fue Tiflis quien abrió las hostilidades.

"A juzgar por las primeras informaciones sólo podemos saludar las conclusiones del informe, en lo que se refiere a quién empezó la guerra", señaló Natalia Timakova, portavoz del presidente ruso, Dmitri Medvédev.

Timakova añadió que "si la comisión de investigación reconoce que fue Georgia (la que inició el conflicto), algo que Rusia subrayó en varias ocasiones desde el estallido de la guerra, sólo podemos aplaudir sus conclusiones", según las agencias rusas.

Además, aseguró que teniendo en cuenta el contenido del informe, "puede ser que la OTAN se precipitara a la hora de tomar algunas de sus decisiones, que perjudicaron sus relaciones con Rusia".

La portavoz del Kremlin reconoció que Medvédev, que decidió lanzar el 8 de agosto de 2008 una operación militar para "imponer la paz" a Georgia en la separatista Osetia del Sur, aún no ha leído el informe.

Poco antes, el embajador ruso ante la UE, Vladímir Chizhov, consideró hoy objetivo el informe, pero lamentó que "no se mencione la palabra agresión", aunque sí alude "al ataque georgiano contra Tsjinvali (capital suroseta) en la noche del 7 al 8 de agosto".

A su vez, la Cancillería rusa destacó hoy el hecho de que el informe "apunte directamente a los países que armaron y adiestraron al Ejército georgiano", en referencia a Estados Unidos, Ucrania e Israel.

"Lo importante es que la comunidad internacional no desaproveche la oportunidad de estudiar detenidamente las conclusiones expuestas por el informe de la comisión de la UE", señala el comunicado ministerial.

En particular, la Cancillería destaca el párrafo donde se alude a la orden impartida por el jefe de operaciones de la cuarta brigada de Infantería del Ejército de Georgia.

"Las unidades operativas deben acarrear operaciones militares en la región de Samachablo (Osetia del Sur) y en un plazo de 72 horas destruir al enemigo. Restablecer la jurisdicción de Georgia en la región", rezaba la orden.

Al tiempo, critica las alusiones "al uso desproporcionado de la fuerza por parte de las tropas rusas" y otras frases "ambiguas", lo que considera un reflejo de "las posturas politizadas de algunos países de la UE".

El informe elaborado tras un año de investigación por la suiza Heidi Tagliavini señala que fue Georgia la que inició las hostilidades, pero en un contexto de tensión creciente provocada por Moscú.

Tiflis denunció durante años la política de "anexión soterrada" de Rusia, que concedió su ciudadanía a la mayoría de los habitantes de las regiones separatistas georgianas de Osetia del Sur y Abjasia.

Tras la victoria de las tropas rusas sobre las georgianas en la guerra de cinco días de 2008, el Kremlin reconoció la independencia de ambos territorios, con los que ha firmado varios acuerdos de cooperación política, económica y militar.

Georgia mantiene que 150 carros de combate, camiones y piezas de artillería rusas cruzaron el túnel de Rog, 20 horas antes de que las tropas georgianas atacaran Tsjinvali.

Además, denuncia que ese despliegue de tropas ruso estuvo coordinado con los ataques protagonizados el 5 de agosto por las fuerzas surosetas contra los pueblos georgianos, lo que provocó el estallido de la tensión en la zona.