El presidente de Georgia dice que nunca aseguró la implicación rusa en el motín

  • Moscú, 11 may (EFE).- El presidente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, declaró hoy que nunca afirmó tener información exacta sobre la implicación de Rusia en el amotinamiento de un batallón de blindados el pasado día 5 en la localidad de Mujrovani, a unos 30 kilómetros al este de Tiflis.

Moscú, 11 may (EFE).- El presidente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, declaró hoy que nunca afirmó tener información exacta sobre la implicación de Rusia en el amotinamiento de un batallón de blindados el pasado día 5 en la localidad de Mujrovani, a unos 30 kilómetros al este de Tiflis.

"Nunca dije que teníamos información exacta (de que Rusia estaba involucrada)", dijo el jefe del Estado georgiano en una entrevista con la radio rusa "Eco de Moscú".

El mismo día del motín, que fue sofocado de manera incruenta en el curso de horas, Sakashvili denunció que las autoridades georgianas tenían información de que Rusia deseaba "desestabilizar la situación en Georgia" e hizo un llamamiento al país vecino de "abstenerse de todo tipo de provocaciones".

Según el presidente georgiano, la sublevación del batallón de blindados tenía como objetivo frustrar la realización de las maniobras militares de la OTAN "Cooperative Longbow 09/Cooperative Lancer 09", que se llevan a cabo en el marco del programa aliado "OTAN Asociación para la Paz" y se inauguran oficialmente hoy.

En su entrevista con la emisora rusa, Saakashvili recalcó que Georgia "abandonó sin retorno" la postsoviética Comunidad de Estados Independientes (CEI) y que ahora su "socio natural" es la Unión Europea.

Señaló que su país mantiene vínculos con todos los países de la CEI que así lo desean y que, en este sentido, la única excepción es Rusia.

"Quizás en el futuro esto cambie para mejor", dijo Saakashvili.

Georgia rompió relaciones diplomáticas con Rusia el 26 de agosto de 2008, después de que Moscú reconociera la independencia de las regiones separatistas georgianas de Abjasia y Osetia del Sur.

Ambos países protagonizaron un breve conflicto bélico por el control de Osetia del Sur entre el 8 y el 12 de agosto del año pasado.