El presidente salvadoreño dice que "Palestina debe existir e Israel debe tener fronteras seguras"

  • Belén, 4 may (EFE).- El presidente salvadoreño, Elías Antonio Saca, dijo hoy que "Palestina debe existir" y que "Israel debe tener fronteras seguras", y exhortó a palestinos e israelíes a seguir el ejemplo de El Salvador y poner fin a la situación de guerra.

El presidente salvadoreño dice que "Palestina debe existir e Israel debe tener fronteras seguras"

El presidente salvadoreño dice que "Palestina debe existir e Israel debe tener fronteras seguras"

Belén, 4 may (EFE).- El presidente salvadoreño, Elías Antonio Saca, dijo hoy que "Palestina debe existir" y que "Israel debe tener fronteras seguras", y exhortó a palestinos e israelíes a seguir el ejemplo de El Salvador y poner fin a la situación de guerra.

"Tengo un abuelo cristiano, un abuelo musulmán y soy salvadoreño y por eso digo que Israel, Palestina y los Estados árabes deben hermanarse", dijo Saca en un encuentro esta tarde en Belén con miembros de la comunidad salvadoreña palestina al inicio de su visita a la región .

Según el presidente de El Salvador, de origen palestino, "Palestina debe existir, pero también Israel debe tener fronteras seguras, esa es la posición que seguirá manteniendo el país respecto al pueblo palestino y respecto al pueblo judío".

Saca se reunió esta mañana en Belén con el primer ministro palestino, Salam Fayad, durante unos cuarenta minutos, en lo que la cancillería salvadoreña calificó de "visita de cortesía", que es la primera que hace un presidente salvadoreño a la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Tras el encuentro, Fayad ofreció a Saca un almuerzo en el hotel Intercontinental, en cuya construcción participó el abuelo de la ex ministra de Educación de El Salvador, Evelin Jacir de Lobo.

Saca instó a Fayad a tomar al país centroamericano como ejemplo para la resolución de su disputa con Israel y dijo que: "El conflicto salvadoreño es distinto al conflicto de Palestina pero nosotros tuvimos la decisión de sentarnos, tuvimos la entereza para sentarnos a resolver el problema".

Fayad pronunció un discurso en el que recordó como los dos pueblos han fortalecido sus relaciones durante el mandato de Saca, que concluye dentro de un mes, y le agradeció el traslado de la embajada salvadoreña de Jerusalén a Tel Aviv en el año 2006, "en cumplimiento del Derecho Internacional".

"Eso es todo lo que pedimos los palestinos, el cumplimiento del Derecho Internacional: que se cree un estado palestino en las fronteras de 1967 y con capital en Jerusalén Este", dijo el jefe del Gobierno palestino.

Saca respondió que El Salvador respalda cualquier solución que conduzca a una "coexistencia pacífica" que "por supuesto debe incluir seguridad en las fronteras", en alusión a las demandas de Israel.

Más tarde explicó su decisión de trasladar la embajada salvadoreña afirmando que se hizo "en respeto a las decisiones de la ONU, porque Jerusalén es una ciudad internacional que pertenece a todos nosotros".

La visita de Saca a Belén tiene como objeto conocer la tierra de sus antepasados, puesto que sus abuelos eran oriundos de esta ciudad cisjordana, y para reunirse con la comunidad salvadoreña palestina, entre la que se cuentan varios de sus familiares, a los que visitó en su tienda de recuerdos y objetos religiosos.

Unos 300 palestinos tienen nacionalidad salvadoreña ya que sus antepasados viajaron al país centroamericano y, más tarde, ellos o sus descendientes regresaron a Oriente Medio.

Tras la reunión con Fayad, Saca acudió a la Basílica de la Natividad, donde un párroco de origen argentino ofició una misa en español en su honor, a la que acudieron decenas de ciudadanos salvadoreños.

El párroco celebró en la homilía la Navidad porque, señaló, "en Belén Jesús nace todos los días".

Antes de la ceremonia, en la que Saca participó leyendo fragmentos de los evangelios, visitó junto a su esposa Ana Ligia la Gruta de la Natividad donde, según la tradición cristiana, la Virgen María dio a luz a Jesús.

Después acudió al restaurante Casanova, cercano a la Basílica, en el que se encontró con la comunidad salvadoreña de Belén.

El cónsul honorario de El Salvador en Belén, Hana Mitri, mostró su agradecimiento "por el amor y la simpatía del presidente por Belén y la atención que ha tenido hacia la comunidad salvadoreña palestina" con su visita.

Saca charló amigablemente con sus conciudadanos y bromeó con ellos asegurando que: "Lo único que no aprendí de mis abuelos fue a hablar árabe, porque lo hacían entre ellos para que no les entendiéramos".

El presidente de El Salvador, que dedicará la jornada de mañana a una visita de carácter privado, volvió a comparar de nuevo ante los salvadoreños los destinos de su país y Palestina y aseguró que "hay que decidir poner fin a la guerra".