CRISIS EN EL PSOE Estos son los 17 miembros de la Ejecutiva del PSOE que han presentado su dimisión

El presidente sirio confía en tener mejores relaciones con EEUU

  • Londres, 18 feb (EFE).- El presidente sirio, Bashar al Asad, expresa hoy su esperanza en un nuevo tipo de relaciones con Estados Unidos y confía en que este país envíe pronto a un embajador a Damasco.

El presidente sirio confía en tener mejores relaciones con EEUU

El presidente sirio confía en tener mejores relaciones con EEUU

Londres, 18 feb (EFE).- El presidente sirio, Bashar al Asad, expresa hoy su esperanza en un nuevo tipo de relaciones con Estados Unidos y confía en que este país envíe pronto a un embajador a Damasco.

En una entrevista con el diario "The Guardian", titulada "El líder sirio ofrece un ramo de olivo a EEUU", Asad dice confiar también en la actuación de ese país como "principal árbitro" en el moribundo proceso de paz de Oriente Medio, pues no tiene sustituto posible, según explica.

En referencia al llamamiento que hizo el nuevo presidente estadounidense, Barack Obama, a los países para que "aflojen el puño", Asad explica que no cree que aquél se refiriera a su país sino a Irán.

"Nosotros nunca apretamos el puño. Incluso durante la agresión israelí contra Gaza seguimos hablando de paz", explica.

Refiriéndose a las relaciones diplomáticas entre los dos países, Asad califica de "importante" la presencia de un embajador y se felicita de la visita, esta misma semana, a Damasco del presidente del comité de relaciones exteriores del Senado estadounidense, John Kerry.

Kerry ha abogado por el rápido retorno a Damasco del embajador estadounidense, retirado en 2005 después del asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri, del que muchos responsabilizaron a Siria.

"Es importante el envío de delegaciones como ésa. Es un gesto positivo que vengan tantos embajadores a Siria. Demuestra que esta administración (norteamericana) quiere dialogar con Siria. Lo que les hemos oído a Obama, a (la secretaria de Estado Hilary) Clinton y otros es positivo", afirma Asad.

El presidente sirio añade, sin embargo: "Estamos en la fase de los gestos y las señales. Todavía no hay nada concreto".

Una aproximación de ese tipo entre los dos países, señala el periódico, exigiría que Siria rompiese sus vínculos con Hizbulá en el Líbano y con Hamás en Gaza, dos grupos calificados de terroristas por EEUU, e hiciese más impermeables las fronteras sirias para los extranjeros que luchan en Irak.

Sin embargo, agrega "The Guardian", Asad no dio señal alguna de estar dispuesto a renunciar a sus relaciones con cualquiera de esos grupos o como mínimo a enfriarlas ni tampoco con Irán, como le gustaría a EEUU.

El líder sirio señala por otro lado en la entrevista que le gustaría recibir en su país al general David Petraeus, jefe del mando central de Estados Unidos, para tratar de la colaboración bilateral en Irak, entre otros asuntos.

La Administración del anterior presidente estadounidense, George W. Bush, vetó una visita de Petraeus a Damasco.

Asad dice que confía "en principio" en entrevistarse con Obama aunque "depende de lo que vayamos a discutir. A mí me gustaría mucho hablar de paz".

En la entrevista, Asad se muestra pesimista sobre la posibilidad de que se llegue a una paz duradera en Oriente Medio con el próximo gobierno israelí, sobre todo si quien lo encabeza es Benjamin Netanyahu, que se ha comprometido a no devolver nunca a Siria los altos del Golán.

"Confiar en el gobierno israelí es perder el tiempo", reconoce el presidente sirio, quien predice, sin embargo, una reanudación de las conversaciones de paz pese a la reciente agresión israelí contra la franja de Gaza.

El presidente sirio afirma al mismo tiempo que EEUU tiene que tener en cuenta a Siria si quiere hablar de paz en la zona: "Somos un actor en esta región. Si se pretende hablar de paz, hay que contar con nosotros".

Asad dice que ha llegado la hora de hablar de paz a cambio de tierra, viejo principio incorporado en las resoluciones de la conferencia de paz de Madrid de 1991.

"Madrid sigue siendo viable. Es un buen modelo", afirma Asad, quien explica por otro lado que la iniciativa de paz árabe de 2002, reiterada en 2007, no está muerta, contrariamente a lo que él mismo afirmó durante la agresión contra Gaza, sino "en coma".

La próxima cumbre árabe en Doha podría brindar la oportunidad de una respuesta colectiva árabe a los últimos acontecimientos, afirma Asad, según el cual es clave restablecer la unidad entre los palestinos.