El Rey de España impulsa proyectos con Lituania en transportes y energía

  • Vilna, 6 may (EFE).- El Rey de España y el presidente de Lituania, Valdas Adamkus, coincidieron hoy en valorar la importancia de la creciente cooperación económica entre los dos países, que acordaron explorar proyectos para una mayor presencia empresarial española en energía, infraestructuras y transportes.

Vilna, 6 may (EFE).- El Rey de España y el presidente de Lituania, Valdas Adamkus, coincidieron hoy en valorar la importancia de la creciente cooperación económica entre los dos países, que acordaron explorar proyectos para una mayor presencia empresarial española en energía, infraestructuras y transportes.

Adamkus, que visitó oficialmente Madrid hace cuatro años y ejerce ahora de anfitrión de los Reyes de España en su primera visita de Estado a Lituania, ofreció a los empresarios españoles las posibilidades de negocio que presenta el nudo de interconexión de transportes en el extremo nororiental de la UE y la experiencia de Lituania en los grandes mercados de Europea del Este.

Este llamamiento a desarrollar las relaciones empresariales pese al "periodo difícil" que impone la crisis económica ocupó el núcleo del discurso de Adamkus durante los brindis de la cena de gala que ofreció junto a su esposa, Alma, en el palacio presidencial en honor de Don Juan Carlos y Doña Sofía.

También el Rey subrayó la "sincera apuesta" de los inversores españoles por el mercado lituano en sectores como los componentes de automoción, la logística y los radares y sistemas de navegación área de los principales aeropuertos lituanos, tras recordar que España ha triplicado sus exportaciones a este país en los últimos cuatro años y elogiar la apuesta de Lituania por las nuevas tecnologías.

Pero especialmente destacó la reciente adjudicación a una empresa española -Iberdrola- del contrato para construir una nueva central termoeléctrica "que dará luz a miles de familias lituanas" y que se suma a la inaugurada por Don Juan Carlos esta mañana en las cercanías de Riga (Letonia), con capacidad para cubrir el 20 por ciento de las necesidades energéticas letonas.

Más allá del capítulo económico, Adamkus apeló al interés de los lituanos por la cultura y el idioma español para solicitar la apertura en Vilna de una sede del Instituto Cervantes y pidió el apoyo de España para la candidata lituana a ocupar el puesto de director general de la UNESCO.

En el marco de la pertenencia común a la UE y la OTAN, los dos jefes de Estado garantizaron una estrecha colaboración para el éxito de las presidencias de la Unión que ejercerán España y Lituania en 2010 y 2013, respectivamente, y Adamkus expresó su deseo de que aviones militares españoles vuelvan pronto a ayudar a controlar el espacio aéreo lituano, objetivo que verá cumplido en 2011.

La tarea que ambas naciones comparten en Afganistán y la presencia en España de una nutrida comunidad lituana, superior a 30.000 personas, fueron igualmente destacadas entre los factores de acercamiento tanto por el presidente lituano como por el Rey, quien recalcó asimismo que los dos países comparten "una misma sensibilidad estratégica" como fronteras exteriores de la UE.

Don Juan Carlos tuvo oportunidad de analizar esta tarde las distintas vertientes de las relaciones bilaterales en una reunión con Adamkus y en un posterior encuentro con el primer ministro, Andrius Kubilius, al que siguió una entrevista del jefe de la diplomacia española, Miguel Ángel Moratinos, con su colega lituano, Vygaudas Usackas.

Además de concertar objetivos en la UE, la OTAN y el Consejo de Europa, Moratinos y Usackas acordaron intensificar su diálogo con reuniones anuales y crear tres de grupos de trabajo para identificar e impulsar posibilidades de colaboración económica en energía, infraestructuras y transportes.

Esta primera jornada de Don Juan Carlos y doña Sofía en Vilna se completó con una visita al cementerio Antakalnis, uno de los más bellos de Europa oriental.

Allí, los Reyes, acompañados del matrimonio Adamkus, depositaron una ofrenda floral ante las tumbas de los civiles asesinados en 1991 por fuerzas soviéticas delante del Parlamento, en una emotiva ceremonia tras la que saludaron a algunos familiares de las víctimas.