España cierra su mandato con un pacto para agilizar el Tribunal de Estrasburgo

  • Madrid, 12 may (EFE).- España ha puesto hoy el broche a su presidencia del Consejo de Europa con un acuerdo de medidas provisionales aceptadas por los 47 Estados miembros para agilizar el amplio número de demandas que acumula el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

España cierra su mandato con un pacto para agilizar el Tribunal de Estrasburgo

España cierra su mandato con un pacto para agilizar el Tribunal de Estrasburgo

Madrid, 12 may (EFE).- España ha puesto hoy el broche a su presidencia del Consejo de Europa con un acuerdo de medidas provisionales aceptadas por los 47 Estados miembros para agilizar el amplio número de demandas que acumula el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Después de seis meses al frente del Consejo de Europa, España ha cedido el testigo a Eslovenia tras la celebración del Comité de Ministros, clausurada con la "Declaración de Madrid", que recoge el compromiso de incluir la igualdad de género entre los derechos que ampara esta institución desde su creación en 1949.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos ha expresado su satisfacción por los cambios aprobados sobre el Tribunal de Estrasburgo, que harán "más real y cercana la Justicia europea a los ciudadanos".

"A partir de ahora, los europeos sentirán sus derechos más protegidos y garantizados. Ése era el objetivo principal de nuestra presidencia", ha resumido Moratinos en la rueda de prensa con la que ha finalizado la reunión, celebrada en el recinto ferial de IFEMA.

El acuerdo permitirá que sólo un juez pueda estudiar la admisión a trámite de las denuncias por presuntas vulneraciones de derechos humanos, fase que no superan más del 80 por ciento de los casos que llegan al Tribunal.

También se reduce de siete a tres el número de magistrados que analizarán las demandas que se refieren a casos sobre los que ya hay sentada jurisprudencia, que representan en torno al 60 por ciento de los expedientes.

El Tribunal de Estrasburgo, el órgano más emblemático del Consejo de Europa que este año cumple medio siglo, apila alrededor de 100.000 demandas, la mitad procedente de Rusia, Turquía y Ucrania.

Rusia ha bloqueado en los últimos cinco años una reforma más profunda -la del llamado Protocolo 14- que haría al Tribunal más eficaz, aunque ha consentido la fórmula intermedia -Protocolo 14 Bis-, reservándose la opción de no firmar el acuerdo y, por tanto, de que no se apliquen a sus expedientes las nuevas medidas.

Moratinos se ha mostrado convencido de que Rusia lo aplicará al igual que el resto de países que integran el Consejo de Europa, todos los del continente, menos Bielorrusia.

Suiza ha sido la primera en anunciar su firma, según ha apuntado en la misma rueda de prensa el secretario general de la institución, el británico Terry Davis.

Otro de los aspectos que sobresalen en la Declaración de Madrid es el compromiso del Consejo de Europa en aunar esfuerzos para combatir el terrorismo.

Moratinos ha asegurado que esta lucha "no está enfrentada con la defensa de los derechos humanos y el Estado de derecho, todo lo contrario".

"La única manera de derrotar al terrorismo y a los fanáticos es promoviendo la defensa de los derechos humanos, y eso es lo que ha hecho la presidencia española", ha destacado.

El Príncipe de Asturias, quien esta mañana ha inaugurado la reunión, ha animado al Consejo de Europa a dedicar "atención permanente" a los "grandes males" que aquejan el continente, entre los que ha destacado el terrorismo, la discriminación, el racismo y la violencia machista.

Don Felipe se ha mostrado orgulloso de que España haya contribuido con su presidencia a apuntalar las metas que persigue el Consejo de Europa y a asegurar aún más el buen funcionamiento del Tribunal de Estrasburgo, "auténtica conciencia de Europa".

El Comité de Ministros ha propuesto a los ex primeros ministros de Noruega Thorbjørn Jagland y de Polonia Wlodzimierz Cimoszewicz como candidatos para suceder a Terry Davis el próximo mes de junio.

Esta decisión ha contrariado a la Asamblea Parlamentaria, a la que corresponde la elección, puesto que no se han incluido a sus dos aspirantes -el belga Luc Van den Brande y el húngaro Matyas Eörsy-.

El presidente de la Asamblea, el senador socialista Lluís María de Puig, ha advertido de que los nombres propuestos del Comité de Ministros serán muy probablemente rechazados, una situación inédita en los 60 años de historia del Consejo de Europa.

Moratinos ha admitido que se ha roto la práctica habitual, pero ha añadido que a cambio, la institución se dotará de una mayor "autoridad política" por el peso de los dos candidatos.

El ministro, quien tuvo tiempo para acercarse al debate sobre el estado de la nación, se ha comprometido a estrechar la relación del Consejo de Europa con la UE durante la presidencia española de los Veintisiete en el primer semestre de 2010 para "construir una Europa más segura y orgullosa de sus valores y principios".