Estados Unidos dice que el cierre de una base no afectará las operaciones en Afganistán

  • Washington, 19 feb (EFE).- El Gobierno de Estados Unidos afirmó hoy que el cierre de la estratégica base aérea de Manás, la última que le queda en Asia Central y que es clave para su estrategia en Afganistán, no afectará "de ninguna manera" las operaciones en ese país.

Washington, 19 feb (EFE).- El Gobierno de Estados Unidos afirmó hoy que el cierre de la estratégica base aérea de Manás, la última que le queda en Asia Central y que es clave para su estrategia en Afganistán, no afectará "de ninguna manera" las operaciones en ese país.

El Parlamento de Kirguizistán aprobó hoy el cierre de la base aérea en una ley que tendrá que ser promulgada por el presidente kirguís, Kurmanbek Bakíev, y que dará a EE.UU. un plazo de 180 días para abandonar las instalaciones militares.

El portavoz adjunto interino del Departamento de Estado, Gordon Duguid, explicó este jueves en una rueda de prensa que Estados Unidos aún no ha recibido ninguna comunicación oficial al respecto.

"Estamos todavía hablando con el Gobierno kirguís mientras el presidente no haya firmado la ley", indicó.

El Pentágono tiene planes de contingencia para el caso de que EE.UU. tenga que abandonar efectivamente la base.

"Tenemos opciones, las cuales estamos revisando para el caso de que el presidente (kirguís) decida firmar la ley, pero (...) todavía no hemos llegado a este punto", señaló.

"Vamos a permanecer allí hasta que tengamos su decisión final", agregó el portavoz.

Duguid señaló que el cierre de la base "de ninguna manera" afectará las operaciones de Estados Unidos en Afganistán.

"Podremos continuar nuestras operaciones en Afganistán por completo", explicó.

El pasado día 3, el presidente kirguís anunció el cierre de la base aérea de Manás.

El anuncio de Bakíev coincidió con una concesión por Moscú a Biskek de un crédito de 2.000 millones de dólares.

Si bien las autoridades de Kirguizistán señalaron que en la decisión de cerrar la base pesan las causas económicas, Rusia ha negado que haya una vinculación entre la determinación kirguís y la concesión del empréstito, pues el asunto de la base es bilateral entre Biskek y Washington.

La base de Manás fue cedida a Estados Unidos por el derrocado presidente kirguís Askar Akáyev el 4 de diciembre de 2001 como cabeza de puente para la operación antiterrorista en el vecino Afganistán.