Ex militares argentinos colaboran con la ultraderecha boliviana, dice la embajada en Bolivia

  • Buenos Aires, 12 may (EFE).- La embajada de Argentina en Bolivia advirtió a la cancillería de su país que "una célula argentina" de ex militares golpistas estaría colaborando con sectores de la ultraderecha boliviana, informó hoy la prensa de Buenos Aires.

Ex militares argentinos colaboran con la ultraderecha boliviana, dice la embajada en Bolivia

Ex militares argentinos colaboran con la ultraderecha boliviana, dice la embajada en Bolivia

Buenos Aires, 12 may (EFE).- La embajada de Argentina en Bolivia advirtió a la cancillería de su país que "una célula argentina" de ex militares golpistas estaría colaborando con sectores de la ultraderecha boliviana, informó hoy la prensa de Buenos Aires.

La información, fechada el 4 de mayo y reproducida por el diario Página/12, señala que "estaría presente en la zona del Beni (norte de Bolivia) una célula argentina de once ex 'carapintadas' que se sumarían a otras dos células (brasileña y uruguaya), integradas por ex militares que habrían estado en misión en los Balcanes".

"La mencionada 'célula argentina' habría mantenido contactos con sectores de 'ultraderecha', opositores al actual Gobierno nacional boliviano, en Santa Cruz y en Cobija, departamento de Pando", agrega.

El informe también dice que "empresarios y terratenientes de Santa Cruz de la Sierra habrían requerido la presencia de los ex militares con el objetivo de ser instruidos en materia de autodefensa ante eventuales intentos de apresamiento por parte de organismos oficiales".

El pasado 16 de abril fue desarticulada una organización que según las autoridades bolivianas pretendía asesinar al presidente Evo Morales y formar milicias de defensa civil en Santa Cruz de cara a su independencia del país.

Página/12 indicó que cinco días después de ese hecho el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, se comunicó con el embajador argentino en La Paz, Horacio Macedo, para pedirle colaboración en el control de los pasos fronterizos entre ambas naciones "por la eventual presencia de activistas argentinos en distintas regiones de Bolivia".

En ese momento se mencionaban los viajes a Bolivia del mayor retirado argentino Jorge Mones Ruiz, quien participó en las intentonas golpistas efectuadas por los denominados militares "carapintadas" entre 1987 y 1991.

El informe de la embajada argentina en La Paz da cuenta de que "Mones Ruiz habría estado en contacto" con Eduardo Rózsa-Flores, boliviano con ciudadanía húngara y croata que fue uno de los tres abatidos por la policía boliviana el 16 de abril.

Mones Ruiz estuvo destinado como oficial de inteligencia del Ejército en Bolivia durante la última dictadura militar argentina (1976-1983) e integra una ONG que planea denunciar ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos al Gobierno de Morales acusándolo de ser el responsable de la "masacre de Pando" en septiembre último, en la que murieron 13 personas.