Gates dice que el avance talibán ha servido para despertar al Gobierno paquistaní

  • Washington, 3 may (EFE).- El secretario de Defensa de EE.UU., Robert Gates, dijo hoy que la ofensiva de la insurgencia talibán en el distrito paquistaní de Buner, a unos 100 kilómetros de Islamabad, ha servido para "despertar" a las autoridades de ese país.

Washington, 3 may (EFE).- El secretario de Defensa de EE.UU., Robert Gates, dijo hoy que la ofensiva de la insurgencia talibán en el distrito paquistaní de Buner, a unos 100 kilómetros de Islamabad, ha servido para "despertar" a las autoridades de ese país.

"Tengo la impresión (...) de que ellos han comenzado a retomar la iniciativa. Creo que el fracaso del acuerdo en Swat y después el movimiento (de los talibanes) para adentrarse en Buner realmente han atraído su atención. Creo que eso les ha despertado realmente", señaló en una entrevista a la cadena de televisión CNN.

El avance talibán al distrito norteño de Buner llegó tras la firma de un controvertido acuerdo en febrero entre las autoridades regionales y los integristas de Swat.

El pacto supone la aplicación de la "sharía" (ley islámica) en la división regional de Malakand, que incluye a Buner y al propio Swat, una vez que se pacifique el valle.

El acuerdo debe aplicarse a cambio de que los talibanes depongan las armas en el valle de Swat.

Los insurgentes, con un importante bastión en el valle de Swat, se extendieron a otros distritos a principios de abril, entre ellos Buner, lo que suscitó la preocupación de la clase política paquistaní y de EE.UU.

EE.UU. ha hablado con Pakistán de su preocupación y ha explicado a las autoridades por qué considera que lo que está ocurriendo es una "amenaza existencial" para su democracia, explicó Gates.

Durante 60 años, Pakistán ha visto a la India como su principal amenaza, ha destinado a esa frontera buena parte de sus fuerzas y "siempre han pensado que (los talibanes) eran un problema que podían resolver si se volvía serio", señaló.

Gates indicó que EE.UU. pasó por la misma fase con Al Qaeda.

"El primer ataque de Al Qaeda contra EE.UU. fue en 1993 y no cambiamos mucho hasta después del 11-S. Al Qaeda estaba en guerra con nosotros durante al menos ocho años hasta que nosotros reconocimos que estábamos en guerra con ellos", sostuvo.

Según Gates, aumentar las capacidades militares de Pakistán, entrenar a las tropas para la lucha contra la insurgencia y poner en marcha programas civiles tomará su tiempo, al igual que lo requirió en EE.UU. después de los atentados del 11-S.

"Habíamos olvidado todo lo que aprendimos en Vietnam y nos tomó varios años cambiar nuestras tácticas y ponernos en una situación en la que podíamos luchar eficazmente contra la insurgencia", dijo.

En cuanto a Afganistán, Gates señaló que la clave reside en la habilidad del Gobierno de ese país para mantener bajo su control aquellas áreas que han sido "limpiadas" de la insurgencia.

En marzo, EE.UU. anunció que enviará a Afganistán un contingente adicional de 4.000 soldados que tendrán como misión formar y asesorar a las fuerzas de seguridad de ese país.

Estas tropas se sumarán a los refuerzos de 17.000 soldados anunciados anteriormente, que tendrán misiones de combate y apoyo.

Además, EE.UU. aumentará su envío de personal civil.

Gates se mostró contrario al envío de más soldados por encima de los ya anunciados, alegando que "la Unión Soviética tuvo entre 110.000 y 120.000 tropas en ese país y no ganaron".

El presidente de EE.UU., Barack Obama, se reunirá la semana próxima con sus homólogos de Afganistán, Hamid Karzai, y de Pakistán, Ali Asif Zardari, para abordar la nueva estrategia contra la insurgencia talibán.