Geert Wilders regresa a Holanda tras negársele la entrada en el Reino Unido

  • Londres, 12 feb (EFE).- El diputado holandés Geert Wilders, que quería proyectar en Londres su polémico filme contra el Corán, fue devuelto hoy a su país, tras serle negada la entrada en el Reino Unido, donde las autoridades opinaron que su presencia en territorio británico constituía un riesgo para la seguridad pública.

Londres, 12 feb (EFE).- El diputado holandés Geert Wilders, que quería proyectar en Londres su polémico filme contra el Corán, fue devuelto hoy a su país, tras serle negada la entrada en el Reino Unido, donde las autoridades opinaron que su presencia en territorio británico constituía un riesgo para la seguridad pública.

Según la cadena pública BBC, Wilders embarcó poco después de las 17.30 GMT en un vuelo a Amsterdam desde el aeropuerto londinense de Heathrow, adonde llegó esta mañana y donde no pudo franquear la aduana por orden del Ministerio del Interior.

El servicio de inmigración del aeropuerto le denegó el acceso a territorio británico, en cumplimiento de la prohibición decidida esta semana por el Ejecutivo de Londres, que considera que su presencia en el país podría incitar el odio religioso y racial.

Wilders viajó a Londres invitado por el derechista Partido Independiente del Reino Unido (UKIP) para mostrar en la Cámara de los Lores su filme "Fitna", que en 2008 fue objeto de una condena internacional y desató la ira de varios países islámicos.

En la película se pide la prohibición del Corán y se compara la religión musulmana con el nazismo.

La cinta, cuyo título significa caos o enfrentamiento en árabe, contiene versos coránicos que se mezclan con imágenes de los atentados perpetrados en Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, en Madrid el 11 de marzo de 2004 y en Londres el 7 de julio de 2005.

El Ministerio británico del Interior explicó que la prohibición para la entrada de Wilders responde a que "el Gobierno se opone al extremismo en todas sus formas" y a que las opiniones del parlamentario holandés amenazarían la seguridad pública.

En declaraciones a la BBC minutos antes de regresar a Holanda, Wilders denunció la "hipocresía" del Gobierno laborista de Gordon Brown porque "hace cuatro o cinco semanas estuve en el Parlamento británico y entonces no hubo ningún problema".

"No he venido a protestar o a manifestarme por las calles de Londres. Soy un parlamentario de Holanda", dijo Wilders, quien lamentó que el Ejecutivo británico "haya olvidado que la democracia significa diferencia y debate".

"Es un día muy triste para la democracia", añadió el diputado, quien preguntó si la próxima vez que un parlamentario británico exprese su oposición a la política agraria de la Unión Europea (UE) habrá que prohibir su entrada en Holanda.

El ministro británico de Asuntos Exteriores, David Miliband, justificó la decisión de su colega de Interior, Jacqui Smith, e indicó que "en el Reino Unido tenemos leyes claras en lo que se refiere a la incitación al odio racial y religioso".

"La película (de Wilders) tiene un mensaje de extremo odio antimusulmán y en este país no hay libertad para incitarlo", declaró Miliband a la BBC.

Malcolm Pearson, el parlamentario británico que le invitó, calificó la decisión del Ejecutivo de "inaceptable" y justificó su invitación a Wilders como una defensa de su "libertad de expresión, incluso si no se está de acuerdo con lo que dice".

Según el periódico "Daily Telegraph", el ministro holandés de Exteriores, Maxime Verhagen, habló este martes con su colega británico para protestar por la prohibición.

"Es vergonzoso que un parlamentario holandés vea rechazada su entrada en un país de la Unión Europea", subrayó Verhagen.